Un día en Madrid

Etiquetas

,

Llegué a Madrid al mediodía. Los trámites fueron rápidos así que pronto estuve en un bus express repleto de gente rumbo a la plaza Cibeles. Como nuevamente iba a quedarme muy poco tiempo en Madrid, había decidido hospedarme en el mismo hotel que la otra vez: el hostal Olga (ver entrada). No me tocó la misma habitación pero tampoco estuvo mal. Dejé mis cosas, me cambié y decidí dedicar el día a hacer compras.

IMG_2135.JPG

El otro día fue turístico. Me levanté antes de las 9 y fui al Museo Casa Lope de Vega que tenía una visita guiada a las 10hs. Estaba muy cerca del hotel y es gratuito. Muy buena guía. Mi mente iba de cuando cursé Literatura Española II en la facultad, a mis clases sobre Carpe Diem y al Ministerio del Tiempo. Me enteré de muchas cosas que no sabía. ¡Y hasta vi la cama donde dormía el capitán de los tercios, Alonso, que inspiró al capitán Alatriste y a Alonso de Entrerríos! A pocos metros está la casa de Cervantes (que también se puede visitar). Un poco más allá las de Góngora y Quevedo (que se odiaban).

IMG_2178.JPG

Volví al hotel porque tenía que hacer el check out antes de las 12. Salí de nuevo. Fui a la Plaza Mayor, compré turrón en Vicens y seguí caminando hasta la Catedral de la Almudena. Es una catedral del siglo XIX, por lo cual es moderna para los estándares europeos. Es muy luminosa. Me emocioné en el sagrario. La imagen de la Virgen sí es más antigua.

Luego subí al Campanario. Un poco cara la entrada (6€) pero tiene un pequeño museo y fabulosas vistas del palacio real y de los alrededores. No fui a la cripta.

IMG_2272.JPG

Continué caminando hasta el Templo de Debod, mi cierre de la visita a Egipto. Es un templo nubio dedicado a Amón. Tras la primera presa de Aswan, el templo se inundó y estuvo varios meses bajo el agua. Con la construcción de la segunda represa el templo fue desmontado. Luego, el gobierno egipcio lo regaló a España en agradecimiento por su colaboración en el traslado de Abu Simbel. Ahora se halla restaurado, aunque cuando yo fui estaba cerrado al público.

Volví por Plaza España y la Gran Vía. Entré a comer en Tapas 44. Pedí el menú de 9,50 €: revuelto de gambas y jamón ibérico, callos a la madrileña (amo el mondongo) y postre. Retorné al hotel y emprendí la vuelta a casa. Partimos puntuales. Hicimos escala en San Pablo. Llegamos bien a aeroparque pero tardé mucho en llegar a casa con Tienda León  (estuve más de una hora y media dando vueltas porque no tienen suficientes remises). La empresa Arbus ya no existe más. Me costó 195 pesos. Salimos a las 11:30 de aeroparque y yo llegué a casa a las 13:30!!!! Dos horas por el trayecto de media hora.

IMG_2215.JPG

Anuncios

Del Sinaí a Petra

Etiquetas

, , , ,

Llegué a Sharm El Sheikh a las 23:35 de la noche. Yo había contratado un auto al hotel a través de Sharm Club así que después de recoger mi valija encontré al chofer en la puerta con un cartel con mi nombre. El transfer me salió 7 £. Aclaro esto. Como en esta zona hay muchas agencias de origen británico, los precios están en libras esterlinas. Así que si viajan a Egipto, fíjense que pueden darles los precios en cuatro monedas distintas: libras egipcias, dólares, euros y libras esterlinas. Por suerte pagué online por lo que no me preocupé por la conversión. También contraté con ellos el traslado del hotel al aeropuerto. Son puntuales y serios.

Llegué al Sharm Reef Resort a medianoche. Había contratado el hotel a través de Booking y la verdad es que me gustó mucho. Buen precio y buen servicio. La habitación era amplia y muy cómoda con un gran ventanal con vistas a la piscina. El desayuno buffet era im-pre-sio-nan-te! Había de todo. Ducha caliente, televisión con pantalla plana, botellas de agua mineral de regalo, jugos en la recepción, hermosos jardines, varias piletas, bar, playa privada, etc. Nunca había ido a un resort y fue una buena experiencia aunque es tan grande que tenía que caminar una cuadra para ir a desayunar. Sólo puedo quejarme del wifi que únicamente era bueno en la recepción.

Esa noche llegué, me duché y me acosté porque al otro día ya tenía contratada una excursión.

IMG_1783.JPG

Me levanté y fui a desayunar. El comedor está un poco lejos de las habitaciones pero finalmente lo encontré. Me pasaron a buscar puntualmente para ir a hacer snorkel en la isla Tiran. En principio yo quería hacer snorkel en el Parque Nacional Ras Mohammed, pero ahí me enteré que esa excursión no la hacen todos los días, sólo dos veces por semana. Creo que los miércoles y domingos. La excursión (por suerte en Sharm El Sheikh los tours son grupales) me salió 490 LE, muy barata. A eso hay que agregarle el alquiler de las aletas y el traje de neoprene porque el agua estaba media fría (75LE). Yo ya llevaba mi máscara de snorkel. Tuvimos que esperar un rato en el puerto hasta que se juntó toda la gente.

Subimos al barco Rosetta II y me puse a charlar con unos ingleses. Navegamos por el Mar Rojo (y yo pensaba en la historia de Moisés abriendo las aguas) que no tiene nada de rojo hasta llegar a un barco hundido. Muy cerca de ahí hicimos la primera bajada de snorkel. Y a pesar del traje de neoprene me morí de frío. Salí tiritando. ¡Hay que ir en verano!

Almorzamos en el barco.

Seguimos navegando y realizamos dos nuevos descensos. Como estábamos más próximos a la costa ya no sentí tanto frío. Vimos una morena y una manta raya. No es Galápagos, pero es interesante.

IMG_1800.JPG

Volvimos al hotel, me duché y me acosté. ¿Qué hora sería? ¿Las seis de la tarde? A la madrugada tenía mi última excursión del viaje. (Y la más cara ya que costaba 180£).

Me desperté a la una de la mañana. ¿Por qué? Porque me pasaban a buscar a las 2:15am. Resulta que hay que juntar a todo el grupo así que se sale bien temprano. Agarré la caja de desayuno que había pedido el día anterior y salí. El auto me llevó hasta las afueras de la ciudad donde subí a un micro. Ahí tuvimos que esperar que llegara todo el mundo. Partimos. Una hora después paramos en un negocio llamado Master Dahab (Dahab) donde pasamos al baño y compramos alguna pavada en el kiosko.  Seguimos viaje. Dos horas más y estábamos en Taba, un sitio muy elegante en la frontera con Israel. Sinceramente no me imaginaba que Taba fuera tan lindo lugar. ¡Me hubiera quedado! Cuando bajamos del micro nos asignaron un número (yo era el 48) de manera de no perdernos. Hicimos los trámites migratorios de forma exprés y subimos al ferry para navegar el golfo de Aqaba hasta Jordania. ¡Me sentía en Aladdin! Tras una media hora llegamos a Jordania sin cruzar Israel. El muelle de Aqaba es super exclusivo. Una zona muy rica. Migraciones y luego nos dividimos en dos grupos. Los que hablábamos inglés (había también un matrimonio argentino) y los que hablaban ruso. Cada grupo con su guía. Paramos en el centro de la ciudad para pasar a un baño público muy limpio.

Jordania es, a diferencia de Egipto, un país con una economía fuerte. Por esa razón, su moneda -el dinar- vale aún más que el euro y mis libras egipcias no servían para nada. Todo es más caro allá. Tardé en darme cuenta que había llegado a Asia. Otro continente. Seguimos en el bus por el desierto hasta un bazar (Desert Castle Bazar) donde pasar al baño. Algunos aprovecharon a tomar un café y comprar algún souvenir. Yo compré un llavero. Luego continuamos viaje hasta Wadi Musa, el pueblo donde se encuentra el sitio arqueológico de Petra. A las 10:30 entramos a Petra.

IMG_1841.JPG

Repasemos horarios. A eso de las 3 de la mañana salimos de Sharm el Sheikh. A las 6 salía el ferry hacia Aqaba. Digamos que a las 7 salíamos de Aqaba, tal vez un poco más. Unas 3 horas hasta Petra porque paramos un rato en el bazar.

Lo ideal (para la próxima) es viajar desde la capital de Jordania y hospedarse en Wadi Musa. El pueblo es lindo y tiene muchas posibilidades de alojamiento. Vale la pena porque en un solo día no puede verse todo. Se necesitan al menos dos días para el sitio arqueológico. Además hay otros lugares para visitar por la zona. Yo lo sabía pero no podía agregar más días. Jordania me pareció más occidental que Egipto.

Petra, la capital de los nabateos, tiene más de 2000 años. Prosperó como parte vital de la ruta comercial que conectaba Mesopotamia y Egipto. Luego se anexó al imperio romano.

¿Qué se puede visitar? 

  • El centro de visitantes* (me quedó pendiente)
  • Bab Al Siq, el sendero principal donde se encuentran los bloques Djinn.
  • La presa para desviar las riadas de Wadi Musa.
  • El Siq o garganta de 1km de longitud.
  • El Tesoro o Al Khazna, con 40 mts de altura. Todavía se desconoce su función original. 
  • La avenida de las fachadas.
  • Lugar elevado del sacrificio*. Dicen que en la cumbre se tienen las vistas más espectaculares de Petra, pero hay que tener tiempo para subir y yo no lo tenía.
  • El teatro con lugar para 4000 espectadores.
  • Las tumbas reales: Tumba de la Urna, Tumba de la Seda, Tumba Corintia y Monumento del Palacio.
  • El ninfeo*, una fuente pública semicircular.
  • La iglesia*. 
  • La calle columnata*.
  • El gran templo*.
  • Qasr al-Bint, templo dedicado a Dushara*.
  • El triclinio del león*.
  • Ad Deir o el monasterio*. Realmente quería conocerlo pero me quedaba muy lejos.  

IMG_1933

Empezamos el recorrido por Petra, un recorrido rápido con lo fundamental. ¿Qué puedo decir? Aún sin las huellas de los nabateos, el paisaje es espectacular. Y la garganta es impresionante. No tengo palabras. De repente empezás a ver esa imagen de película, tu corazón corre a mil y estás delante del Tesoro. Sentís que en cualquier momento aparece Indiana Jones. Es hermoso, aunque no pidan sacarse una foto sin gente, porque eso es imposible. Seguimos caminando hacia el teatro romano y las tumbas reales. No llegamos más lejos. Los colores de las piedras son de no creer, y eso que yo estuve en Talampaya. Emprendimos el regreso. Estuvimos unas tres horas. Hubiera necesitado todo el día. Corrí porque a las 14:45 teníamos que estar en la puerta. Debí haber pagado una mula o un caballo para no cansarme. Fuimos a almorzar (buffet). La comida estaba incluida, no así la bebida. Pero como no tenían cambio no me cobraron la gaseosa que pedí. Emprendimos el regreso. Sin paradas hasta Aqaba para migraciones. Anochecía. Subimos al ferry, soy número 48, y el cielo estrellado sobre el mar, las luces de Israel y finalmente Taba y migraciones otra vez.

La vuelta se hizo larga, con una extensa parada en Dahab. Llegué al hotel a las 23:30, más muerta que viva pero feliz. Me duché y me acosté.

IMG_2010.JPG

Después de todo lo que había hecho, el último día en Sharm el Sheikh decidí pasarlo aprovechando los beneficios del hotel. Estaba muy cansada para otra excursión. Me levanté tarde, comí un flor de desayuno y fui a la playa privada del hotel con mi snorkel (aunque es cerca te llevan en un autobús). Se puede pasar ahí todo el día. Tiene baños, restaurantes, juegos, quinchos, animadores, reposeras, etc. No tenía playa propiamente dicha pero sí un muelle donde tirarse a hacer snorkel. El agua era fría pero me metí igual. Nadé un poco entre muchos peces que se mezclaban con la basura. Se nota que las corrientes arrojaban la basura a la costa. Después de empezar a nadar ya no se sentía tan fría. Volví en el bus de las 13hs al hotel. Ahí aproveché para nadar primero en la pileta principal el hotel, enorme pero helada (parecía una pileta de club). Luego descubrí una pileta más pequeña pero con agua templada, así que estuve ahí un largo rato.

A las 15 me duché y decidí que ya era hora de almorzar. El restaurant del hotel ya estaba cerrado así que crucé al shopping Il Mercato y comí pastas con mariscos en Onions. Comí tan tarde que no cené luego. Caminé por el shopping, es muy interesante.

WP_20180210_12_11_48_Pro

Más tarde organicé mi valija, tomé un jugo en el bar junto a las piletas y a eso de las 20:30 me encontré con los ingleses que había conocido en el tour. Fuimos juntos caminando al Viejo Mercado. Visitamos los negocios y tomamos un té en Q8. Me llevaron en taxi de vuelta al hotel. Dormí satisfecha. Me gustó mucho Sharm el Sheikh.

Al otro día tuve mi último gran desayuno. Me pasaron a buscar a las 10:15 y llegamos bien al aeropuerto. El avión a El Cairo salió puntual. Fui al hotel que me había reservado el guía Mostafá. Almorcé pizza en mi habitación y me di un baño de inmersión. Al día siguiente ya estaba en el aeropuerto a las 6:30. Fue un poco engorroso y largo pero finalmente pude recorrer el Free Shop y comprar algunas cosas sin el problema del regateo. Finalmente salimos hacia Madrid.

Me hubiera gustado tener más tiempo para hacer otra excursión en Sharm el Sheikh: el Parque Nacional Ras Mohamed, el Cañón de colores, el monasterio de Santa Catalina y la montaña de Moisés, un paseo en camello con cena en tiendas beduinas, un paseo en barco pirata, un paseo en cuatriciclo por el desierto…

IMG_2002.JPG

DATOS:

  • Me recomendaron el hotel Coral Hills Resort. Es barato y está ubicado muy cerca de donde yo estuve.
  • Sharm Reef Hotel: infosr@egyptianvacationclub.net         Tel: 069/3663040/1/2/3/4/5 Om El Seed Hill
  • En la zona hay minería así que se pueden comprar turquesas y malaquitas.
  • La empresa con la que fui a hacer snorkel y que contraté para ir a Petra se llama Sharmers Excursions. Muy serios. Hay otra que se llama Sharm Touring que también parece buena.
  • La excursión a Petra la reservé por facebook con bastante tiempo de anticipación y tuve que mandarles fotos de mi pasaporte. No la hacen todos los días.
  • Tours que se pueden hacer desde Aqaba: Wadi Rum con cena beduina y visita a la casa de Lawrence de Arabia, Mar Muerto con Betania, monte Nebo y Madaba “la ciudad de los mosaicos”. https://wonderstourism.com/
  • No tiren el ticket de entrada a Petra ya que les permite hacer en caballo el recorrido desde la entrada hasta Siq y un tour guiado en el camino principal (7am a 4pm).

IMG_2055.JPG

Aswan, a orillas del Nilo

Etiquetas

, , , , ,

Existen cuatro maneras de viajar de Luxor a Aswan. La más popular es con un crucero por el Nilo, pero yo no la elegí porque es muy cara, especialmente si uno viaja solo y en temporada alta (desde unos 600 dólares si se va en invierno). La más rápida es en avión, pero me parecía demasiado para un viaje corto. La más barata es en tren, pero yo quería conocer dos templos que se hallan entre Luxor y Aswan. De modo que opté por una cuarta posibilidad: un tour en auto. Como no fui con guía, sólo chofer, me salió más barato (80 dólares + propina).

IMG_0912.JPG

Me pasó a buscar temprano por el hotel de Luxor. Fuimos primero al templo ptolemaico de Edfu, en honor a Horus, dios con cabeza de halcón que regía el cielo, la guerra y la caza. En el periodo grecorromano el templo estuvo dedicado a Horus-Apolo. Es bastante grande y se parece un poco al templo de Dendera. El templo estuvo cubierto por la arena hasta 1860 y está casi intacto. 100LE. Me emocionó entrar lo bien conservada que está la sala de la barca sagrada. Luego fuimos al inusual templo de Kom Ombo, dedicado a los dioses Sobek (dios con cabeza de cocodrilo llamado también “el señor de las aguas”, vinculado a la fertilidad y a la vida) y Haroeris (Horus el Viejo, protector del Alto Egipto). El templo está bastante destruido. Se supone que tenían un criadero de cocodrilos. En el museo colindante hay en exposición muchos cocodrilos momificados. 80LE.  Sólo me faltó conocer Esna.

Llegamos finalmente a Aswan. Como mi hotel estaba del otro lado del Nilo y para cruzar por el puente hay que dar un rodeo de varios kilometros, el chofer me dejó en el muelle de donde sale el ferry. El muelle no tiene ninguna indicación en inglés, sólo en árabe pero se halla a la izquierda del cartel Alexander The Great Yacht to the Nile. Hay que bajar unas escaleras y pagarle el pasaje al hombre que está sentado a la derecha. Por lo que me dijeron no hay un precio fijo sino que depende de la cara de cada uno: yo pagué con 5LE y esperé el cambio, me dieron 3LE así que siempre pagué 2LE.

WP_20180203_12_59_56_Pro

Aquí les paso la foto del cartel del muelle público de donde salen los ferries. Una vez que suban al ferry miren dónde se sientan las mujeres. Hombres y mujeres NO se sientan juntos. Tal vez no digan nada si son turistas, pero yo preferí guiarme por el uso del lugar.

Fue un poco complicado lidiar con mi valija de 23kg, la mochila y un bolsito. Una china me ayudó del otro lado. Igual me costó llegar al hotel. No es que esté lejos del muelle, pero todo es bastante rústico y no fue fácil subir por el muelle hasta la calle. Esos 350 mts fueron eternos. Recuerden, una vez que cruzan el Nilo y dejan atrás el muelle, vayan a su derecha. Es el primer hotel (muros azules).

Me hospedé en Bet el Kerem Guesthouse y fue la mejor decisión que pude haber tomado. No está en el centro así que es tranquilo y uno se siente como en casa. En serio. La atención es espectacular, me sentí más una invitada que una turista. De hecho, llegué y Abdul, el propietario, me recibió con un té de hibisco y galletitas.  Detallemos sus ventajas: habitación cómoda y tranquila, al lado de un jardín florido donde uno podía sentarse a disfrutar de la paz del sitio. Baño privado con ducha caliente, wifi, riquísimo y abundante desayuno, agua mineral, terraza con vistas a las Tumbas de los Nobles, muy limpio y seguro. Volvería si no fuera que me queda un poco lejos.

Esa noche comí una lata de ensalada de atún que había llevado. Lo único malo del hotel es que en esa zona no hay restaurantes y cenar en el hotel era caro.

IMG_1642.JPG

Dormí re bien, casi me olvidé que estaba en otro país. Desayuné y salí a dar un paseo en camello. Le pagué al dueño del hotel así que no hubo necesidad de regateo (150 LE + 20 de propina). Fue un paseo largo por el desierto del Sahara que ¡está ahí a la vuelta! Si quieren andar en camello, háganlo en Aswan. Están muy bien cuidados y la gente del lugar hasta los usa para movilizarse por la zona. Mi camello se llamaba Moon y al principio me asustó un poco estar tan alta. Además no es tan cómodo. Fuimos hasta el Monasterio San Simón ubicado en medio del desierto. Se trata de las ruinas de un gigantesco monasterio copto del siglo VII, abandonado luego del ataque de Saladino (siglo XII). Es muy interesante y misterioso. La entrada sale 40LE y le di 10LE al guía que me mostró el lugar: las cocinas, los depósitos, las celdas, la iglesia, el sitio donde dormía el santo Anba Hedra, etc. Llegó a albergar unos mil monjes.

IMG_1024

Volví a subir al camello y nos acercamos, desde la altura, a la orilla del Nilo pasa sacar fotos del impactante paisaje. Luego nos encaminamos a las Tumbas de los Nobles (60LE), las últimas tumbas que visité en Egipto. Qubbet el-Hawa, también llamado Valle de los príncipes, tiene unas 40 tumbas pero sólo tres estaban abiertas al público: Mekhu (tumba 25) y Sabni (tumba 26) eran padre e hijo y sus tumbas están conectadas. Ambos fueron nomarcas de Elefantina. La otra tumba era la de Sarenput II que posee un fresco con colores muy vivos. Asimismo quedan restos de una capilla copta. Todo muy bien. Finalmente el camello me dejó en la puerta del hotel y me despedí del guía.

IMG_1120

Como todavía era temprano y no tenía nada más planeado para ese día, decidí ir hacia el otro lado del Nilo. Crucé con el ferry (me hice habitué) y caminé por la Avenida Corniche que es la costanera del río. Primero pasé por un cajero a retirar dinero y entré al shopping del Citymax Hotel, Aswan Blaza. Pequeño pero muy seguro. Almorcé en Mamboo, un lindo local con vista al río. Comí pollo con arroz (1/4 grilled chicken meal 36,50LE) con una gaseosa. Barato, rico y además pude pagar con tarjeta. El aire acondicionado también se agradecía.

Ya repuesta seguí caminando por la costanera hasta el famoso hotel Old Cataract. Allí se albergó Agatha Christie y se inspiró para escribir Muerte en el Nilo. Debe ser el mejor hotel del país, pero también el más caro. Originalmente había pensado en ir a tomar el té allí, pero al llegar no me sentí bienvenida y preferí irme. Igual espero tener algún día el dinero suficiente para pasar una noche en ese hotel de película.

Enfrente del hotel se encuentra el Museo Nubio pero ya estaba cansada y decidí regresar. Estaba a unos 2kms del muelle. Tenía ganas de tomar algo frío así que pasé por McDonald’s y comí un sunday en la terraza que creo que me cayó mal. Por eso no cené.

Volví al hotel y me preparé un té de anís. Lo acepto, me hice adicta al té de anís. Me acosté al atardecer.

IMG_1187.JPG

Creo que me desperté a las 2 de la mañana. Había quedado con el propietario del hotel que iba a estar a las 3:15 en la terraza. Allí tomé un té, agarré la caja de desayuno que me habían preparado y partí con el capitán del barco que iba a cruzarme al otro lado del Nilo. Imaginen lo que fue caminar en plena noche al pie de las Tumbas de los Nobles y atravesar un río épico como el Nilo a esa hora de la madrugada. El sonido del agua, las estrellas infinitas, la magia del momento. Luego esperamos en el muelle una media hora, acaso menos, a que me pasaran a buscar. Había contratado por la página Civitatis (la más barata que encontré) el tour a Abu Simbel. Por razones del viaje hay que salir bien temprano ya que la ruta se abre a las 5 a.m. y se cierra a las 14hs (o eso entendí). Eso significa que si salís más tarde no podés volver hasta el otro día. Además obligatoriamente tienen que ir dos choferes. Me pasaron a buscar puntuales a las 4:15 y le pagaron (sin ningún gasto extra de mi parte) al conductor del barco. Recogimos a un matrimonio mexicano, al guía y partimos (la pareja había contratado un paquete con Dunas Travel que era el mayorista del tour). Esperamos un rato a que abrieran la ruta y seguimos.

Tardamos unas tres horas en llegar. Paramos en el camino para pasar al baño y de paso vimos el amanecer en el desierto. Hacía muchísimo frío. El paisaje del desierto, hasta llegar a Abu Simbel, es impresionante y es extraño que nadie lo promocione. Acá harían excursiones destinadas específicamente a ver esas extrañas formaciones rocosas, muchas en forma de pirámide. No pude encontrar información sobre el lugar, pero realmente parece otro planeta. Llegamos alrededor de las 8hs. Estábamos a 40km de Sudán. Ahora sí que me sentía en África.

IMG_1172.JPG

El guía sacó las entradas (160LE)y nos condujo hasta el frente del templo de Ramsés II dedicado a Ra, Ptah y Amón. Allí brindó una breve explicación del lugar y nos dio hasta las 9:30 para recorrer los dos templos. No, no es mucho tiempo. Empecé con el templo menor, el de Nefertari. Luego fui al de Ramsés II donde impactan los ocho grandes pilares osíridas. Hay hermosos bajorrelieves en sus varias capillas. Adentro no pueden sacarse fotos o hubiera tardado más tiempo. Afuera se encuentra el inmenso lago Nasser, nacido de la represa de Aswan. Originalmente los templos se encontraban ubicados en otro sitio, tallados en una colina. Debido a la inundación provocada por la presa, un equipo internacional debió desmantelar y trasladar los templos a 200mts de donde estaban, en una colina artificial.

Emprendimos el regreso. Al mediodía ya estábamos en Aswan. Lo mejor sería pasar una noche en el pueblo de Abu Simbel, visitar el sitio con tiempo y disfrutar del espectáculo de luz y sonido que dicen es el mejor de Egipto. Claro que no hay mucha hotelería. Si van a quedarse una noche pueden viajar en avión, en bus o en barco. El autobús es la opción más económica. Salen de la terminal de Aswan a las 8am. Yo me quedé con las ganas del crucero de Aswan a Abu Simbel por el lago Nasser ya que se visitan sitios que no se pueden conocer de otra manera como el Wadi El Seboua, los templos de Meharakka y Dakka, templos de Amada y Derr, etc. El problema es el precio.

Ya que estaba en la parte oriental, aproveché para pasar por la oficina de turismo (al lado de la estación de trenes) y almorzar. Fui a un sitio que me recomendaron en la oficina y comí muy bien. Se llama Al Madina, es un restaurant pequeño en el Bazar. Pedí un plato de cordero para probar algo distinto. Miré un poco el Bazar y volví al hotel. Estaba muy cansada. Me fui a dormir temprano para reponerme del madrugón.

IMG_1258.JPG

Al otro día desayuné y a las 11hs salí en una excursión para ver dos templos. El auto que contrató el hotel para el día me salió 500LE. Me llevó primero a conocer el templo de Kalabsha, al otro lado de la presa. Como está en una isla paramos en un embarcadero a negociar el precio. Terminé discutiendo y con ganas de mandarlos a la mierda porque querían cobrarme 250LE. Bajé a 150 más 30 de propina cuando no debería ser más de 100LE. Empezaron a los gritos; fue una situación muy desagradable. Además el tema de la propina es raro, porque ya le estaba pagando para que me cruzaran. No sé por qué también discutió el hombre del barco con los guardias del templo porque nadie me quiso traducir.

IMG_1283.JPG

Pero vayamos al lado bueno. El templo de Kalabsha fue construido durante el gobierno de Augusto en honor a Mandulis, el dios del sol nubio. En 1979 tuvo que ser trasladado debido a la represa. Más allá del templo, la ubicación es hermosa y me hizo acordar a Lindos (Rodas), especialmente el kiosko de Kertassi. Contiene muchos detalles interesantes. La entrada al templo cuesta  60LE.

Volví al auto y partimos rumbo a Philae. Se supone que ahí hay un precio fijo para los barcos: 120LE. Pero (siempre hay un pero) ese precio no incluye la propina ni la espera. Tuve que darle 20LE de propina y visitar el templo en una hora. Después de ese tiempo me cobraba la espera. Por suerte fue suficiente aunque estresante. La entrada se paga antes de cruzar (100LE). En la isla de Philae se encuentra un templo dedicado a Isis, el único que continuó el culto egipcio hasta el siglo VI dC. En verdad la isla de Philae o Filé terminó sumergida bajo el lago Nasser, por lo que el templo tuvo que ser trasladado al islote de Agilkia. 

Es un templo con mucha carga mística, o al menos eso sentí en el Sancta Sanctorum donde se conserva el altar de granito sobre el que estaba la barca sagrada. La última evidencia de escritura jeroglífica aparece en uno de los muros de la puerta de Adriano. Su construcción data del periodo tardío egipcio, de la dinastía XXX.

Volví al hotel. Originalmente yo quería organizarme para ver el espectáculo de luz y sonido de la noche, pero era complicado y los precios se disparaban.

Crucé el Nilo y fui a comer al patio de comida del shopping: probé suerte en un sitio cuyo nombre no puedo traducir pero cuyo logo es un shawarma. Pedí, de manera apropiada, una “arabian shawarma meal” de pollo con papas fritas. Muy bien servido (50LE).

Luego recorrí más tranquila el Bazar, compré especias en una tienda (los dátiles de Aswan son famosos), dos remeras a 180LE (el algodón es muy bueno), llaveros y un camellito de adorno. En este Bazar no te molestan para que compres. Obviamente hay que regatear, pero se disfruta más que en otros lados.

Volví al hotel cuando ya había anochecido.

IMG_1435.JPG

Amaneció nublado, lo cual fue bueno porque no hizo tanto calor. Después de desayunar hice el tan esperado paseo en falucca. Nuevamente lo organicé con el propietario del hotel: 450LE. Si caminan por la costanera se van a ver asediados por los capitanes de las faluccas que les van a ofrecer un paseo por poco dinero. Si son buenos negociando, seguro que lo sacan por un precio menor al mío (ojo, no se confundan las libras egipcias con las esterlinas). En mi caso no me animé a viajar en un velero con un desconocido. Tal vez sea paranoica, pero ¿a quién le pedís ayuda en medio del Nilo si estás sola? Preferí pagar un poco más pero ir tranquila. Si consiguen ir con alguien es mejor porque los gastos se reparten.

IMG_1556

El barco se llamaba “Habibi” y el piloto fue siempre muy correcto. Un paseo muy interesante, ¡hasta lo ayudé con las maniobras al sostener el timón! Toqué el agua fría del Nilo (dicen que ahí no está tan contaminada: hay gente que se mete a nadar). Hicimos dos paradas.

La primera fue en el Jardín Botánico de la isla Kitchener (20LE). No es nada de otro mundo aunque tiene hermosos árboles y flores por doquier.  Luego pasamos por el Old Cataract y llegamos a la isla de Elefantina. Allí, por 70LE, pude visitar el museo y las ruinas del sitio. El museo consta de dos salas y es muy claro. En la parte de las ruinas están los restos de los templos de Khnum, dios alfarero creador de los hombres, y Satet, su esposa –diosa de la inundación del Nilo.  Asimismo un equipo alemán está reconstruyendo todo un pueblo. También pude ver el nilómetro, construcción escalonada que medía el nivel del río.

Fue un paseo de película. En serio.

A la tarde crucé por última vez el Nilo para ir al cajero. Volví al shopping y esta vez comí en Prost Altazeg: canelones de carne con mucha salsa blanca + bebida (50LE). Ya sé que no comí muchas comidas típicas pero algunos platos eran muy picantes. Eso se lo dejo a Anthony Bourdain. Luego, como estaba antojada, pedí ahí mismo un helado de melón y mango a 10LE. Mucha gente compraba comida para llevar.

Volví a ir al bazar. Compré dos remeras más en otro local y una babucha super fresca.

Me despedí del Nilo mientras iba en el ferry, ya de noche.

Llegué así a mi último día en el Alto Egipto. Preferí no salir del hotel y pasarlo en el jardín que hasta entonces no había disfrutado. Pasaron a buscarme a las 15hs para llevarme al aeropuerto. Había contratado el auto a través de Mostafá, mi guía de El Cairo. Como los autos tienen que dar una gran vuelta para ir al lado occidental, el conductor llegó muy temprano. De hecho, salir a las 15hs ya era temprano porque el aeropuerto no está tan lejos, una media hora como máximo. Yo salí mucho antes porque el chofer tenía miedo de que se hiciera tarde. Tuve que esperar bastante en el aeropuerto. Finalmente partimos hacia El Cairo. Allí también tuve que esperar por mi próximo vuelo a Sharm El Sheikh. La zona de vuelos de cabotaje del aeropuerto tiene una sola cafetería pero no había ningún sitio donde cenar. Otra vez a sacarme los zapatos, a pasar por los detectores, etc. Pero salimos rumbo a la península del Sinaí, la última parte de mi viaje en Egipto.

IMG_1159.JPG

DATOS:

  • Pueden consultar por cruceros en Memphis Tour y Civitatis. Un precio razonable para un crucero de 4 días ronda entre los 380 y los 500 dólares, base doble.
  • El tour a Aswan pasando por Kom Ombo y Edfu también lo pueden conseguir en una agencia: Emotours y Travel2Egypt.
  • Otros hoteles en Aswan: en el lado nubio Nubian Holiday House, en el este se encuentra el hotel Philae y, más barato, el hotel Hathor que no tiene página web (Tel+20 97 2446180).
  • Restaurantes que al final no pude conocer y que me habían recomendado: Al Masri y Aswan Moon.
  • Es mucho más barato comprar en el mercado de Aswan que en Luxor o El Cairo.
  • La otra empresa que realiza tours grupales a Abu Simbel es Memphis Tours, pero en inglés. También lo pueden organizar con el hotel.
  • Para conocer Kalabsha y Philae podés arreglar con un taxista o contratar una excursión, con precios que no bajan de los 60 dólares.

IMG_1160.JPG

Amanecer en el Sahara 

Luxor, templos y tumbas

Etiquetas

, ,

Salimos puntual de El Cairo y finalmente aterricé en Luxor, la antigua Tebas. El auto que había contratado me estaba esperando fuera del aeropuerto y me llevó al Hotel El-Nakhil, que me había recomendado otra egiptóloga. Está en el lado occidental del Nilo, así que tiene una ubicación ideal para conocer el Valle de los Reyes aunque hay que atravesar el Nilo para ir al centro de la ciudad. El cruce en el ferry está a pocas cuadras, pero la verdad es que no lo utilicé. Sobre el hotel. Se destaca la buena atención, el restaurant con buenos precios (desayuno incluido), la tranquilidad, la limpieza, los jardines floridos del patio, la habitación inmensa, cómoda y pintoresca, la ducha caliente. Para la cena, después de las 20hs, organizan un buffet a 85LE. No tiene calefacción (sí aire acondicionado) pero me prestaron una frazada de plumas por lo que dormí bien (el tema era levantarse de la cama calentita). No tiene televisión y el wifi era intermitente. Pero estuvo muy bien.

Compré agua mineral en la calle principal que está cerca del hotel y cené en la terraza: un shawarma de carne y una sprite a 50LE. Muy económico. Dormí bajo el cielo de Tutankamón.

 

IMG_9114

1   Al otro día realicé mi primera excursión organizada por el guía Well Ibrahim, quien también me asesoró de modo que contraté al chofer del viaje por el resto de mi estadía en Luxor (más caro que un taxi pero más seguro). Pueden contactarse con él (habla inglés pero seguramente puede conseguirles un guía en español). Ese día fui a Abidos y Dendera y me levanté temprano porque me pasaron a buscar a las 6:00, justo al amanecer. En el hotel me dieron una caja con el desayuno.

Empezamos conociendo Abidos, el santuario de Osiris, dios de los muertos, de la resurrección y la fertilidad de la tierra (por eso su piel de color verde o negro). El templo al sur de la ciudad fue empezado por Seti I (Dinastía XIX) y terminado por su hijo Ramsés II. El Osireion fue añadido posteriormente por Merenptah.

En Abidos fueron enterrados los reyes de la Primera Dinastía (en la necrópolis de Umm-el-Qaab que no llegué a conocer). Tal vez por eso se pensaba que Osiris había sido enterrado allí. Abidos fue un centro de peregrinación, un lugar místico que aún hoy conserva su magia.

El templo es un viaje al pasado, con su oscuridad mistérica, sus relieves y jeroglíficos, sus columnas y capillas. Abidos siempre había resonado en mi mente y por fin podía caminar sobre sus piedras.

Una vez que terminó la visita, cruzamos al café Ako City donde Well Ibrahim me invitó un desayuno típico egipcio. Únicamente comí los huevos y las legumbres ya que lo demás estaba muy picante para mi gusto.

IMG_9222

Luego fuimos a Dendera, un templo de época ptolemaica dedicado a Hathor, diosa del amor, las danzas y la música. Se la representa como una vaca, una mujer con orejas de vaca o una mujer con cuernos alrededor del disco solar que la corona. Es un templo muy bien conservado que fuera construido sobre templos más antiguos. Los techos son magníficos.

Allí se puede ver una réplica del Zodíaco de Dendera (el original está en El Louvre) y relieves como las “lámparas” que  no son lámparas sino una representación de Harsomtus.

De vuelta en Luxor me acompañaron a un cajero para sacar plata. Ya instalada de vuelta en el hotel, salí a caminar un poco por los alrededores hasta la costa del Nilo que es preciosa. Almorcé-cené tallarines a la bolognesa con agua tónica (50LE).

Una parte mía seguía sin creer que estaba en Egipto. A la mañana se escuchaba el sonido de la mezquita cercana, los gallos y los cuervos. Era otro mundo.

2 El lunes fue un día muy cansador. El chofer, también llamado Khaled como mi guía en Cairo, me pasó a buscar y fuimos a la Oficina de luxorAntigüedades (abre a las 9 de la mañana), a la vuelta del Museo de Luxor, en una calle lateral. Hay que entrar a un gran patio e ir a una oficina a la derecha. No hay ningún cartel indicador así que tienen que preguntar. ¿Por qué? Para comprar la tarjeta LUXOR PASS que te permite entrar sin colas a TODOS los templos, tumbas y museos de Luxor. A mí me interesaba especialmente por las tumbas de Nefertari y Seti I que de otra manera no se pueden pagar. Igualmente es cara. Sale 160 dólares (si son estudiantes menores de 30 años cuesta la mitad) pero es práctica. Dura cinco días consecutivos. Hay que llevar una foto carnet (yo llevé la de la visa), fotocopia del pasaporte y dinero en efectivo (euros o dólares).

Ya con mi pase sellado fuimos a Karnak. Khaled me dejó en la puerta y yo entré. Estuve unas cuatro horas y lo disfruté mucho. Karnak es fabuloso. Era el centro religioso más importante de Egipto, especialmente dedicado al dios Amón (aunque también había recintos de otros dioses). Todo impacta. La avenida de esfinges, los pilonos, los obeliscos de Tutmosis I y Hatshepsut, el lago sagrado, el santuario… Lo mejor es la sala hipóstila con sus 134 columnas de 23 mts. Los jeroglíficos, las pinturas, las efigies. Todo era tal cual lo había imaginado.

También visité el museo al aire libre (que incluye las capillas roja y blanca), el templo de Ptah y el templo de Khonsu. Si van por su cuenta lleven un mapa como este.

El templo de Amón posee una alineación astronómica hacia el solsticio de invierno. ¿Quién construyó cada pilono?

  1. Nectanebo I (también el embarcadero)
  2. Sheshonq I.
  3. Tutmosis IV (y el gran Obelisco)
  4. Turmosis I (y la fachada de Karnak)
  5. Tutmosis I.
  6. Tutmosis III (y la entrada al palacio de Maat).
  7. Tutmosis III.
  8. Hatshepsut (y capilla roja, obelisco).
  9. Horemheb.
  10. Horemheb.

Seti I hizo contruir la gran sala hipóstila de 134 columnas y el templo de Khonsu.

IMG_9543.JPG

De Karnak fui al templo de Luxor. Sólo descansé los minutos que estuve en el auto.  El templo de Luxor estaba conectado con Karnak con una avenida de efigies de carnero, representación de Amón. En el caso de Luxor, Amón aparece bajo su aspecto de Amón-Min o dios de la fertilidad. Su imagen en el santuario es la del dios con un falo erecto.

El templo de Luxor es más pequeño que Karnak pero igual de interesante. Es uno de los lugares de culto más antiguos del mundo.

Tras encontrarme a la salida con Khaled, cruzamos para que yo pudiera comprar unos libros en Aboudi, la mejor librería de Luxor. Había algunos libros muy baratos pero desistí por el peso. Compré uno sobre Luxor (más que nada por las fotos de las tumbas) y otro sobre jeroglíficos. Luego fui a comer algo a Snack Time. Originalmente yo quería ir al café de la librería pero Khaled me llevó a este sitio y estuvo bien. Se puede subir al último piso por ascensor y ver el templo de Luxor por la ventana. Comí un sandwich de pollo y descansé un rato.

Luego fui al moderno museo de Luxor (que cierra a la siesta y vuelve a abrir a las 17hs) y al pequeñísimo museo de la momificación. Estaba tan cansada que ni siquiera cené. Del museo de Luxor destaco piezas de la tumba de Tutankamón, esculturas, armas y momias. ¡y medias para sandalias!

IMG_9863.JPG

3 Al día siguiente me levanté más tarde y desayuné en el hotel. Luego fui al Valle de los Reyes. ¡Por fin! Khaled me recomendó atravesar el bazar sin dejarme llevar por los vendedores que a veces engañan a los turistas con el dinero. Como ya tenía el pase entré y sólo compré el ticket para el “trencito” (2LE) que te lleva del Centro de Visitantes al Valle propiamente dicho. No compré el ticket para sacar fotos dentro de las tumbas porque eran 300LE más y mi cámara no es tan buena como para sacar buenas fotos en el interior sin flash.

Me emocioné cuando vi El-Qurn, la montaña que a manera de pirámide natural se alza en medio del sitio.

Ya que tenía libre entrada, fui a TODAS las tumbas que estaban abiertas. Tenía mi libretita con anotaciones que había hecho de mi curso de egiptología. Igual no seguí ningún orden.

  • Tumba de Ramsés IV, una de las más superpobladas de turistas. Al ser una tumba ramésida tiene techos altos y grandes dimensiones en general. Tiene una hermosa decoración aunque molesta tanta gente. KV2 fue utilizada por capilla por los coptos y como aposentos por los arqueólogos. Pueden ver la Letanía de Ra, el Libro de las Cavernas, el Libro de los Muertos, el Libro de las Puertas, el Libro de Nut y el Libro de la Noche.
  • Tumba de Tutankamón. Tenía que ir a la tumba de Tutankamón, no era opcional. Es muy pequeña y uno no puede quedarse mucho tiempo. Allí descansa el sarcófago y, a un costado, está la momia del joven faraón. Sí, vi a Tutankamón. KV62 cuenta con un corredor, una antecámara (donde está la momia), la cámara sepulcral (que conserva uno de los sarcófagos), el anexo y el tesoro (que no están abiertos al público).
  • Tumba de Seti I.  La razón de ser de la LUXOR PASS. Obviamente fui sola y tuve que darles propinas a los guardianes. Es impresionante. Bellísima. El techo astronómico es lo mejor. KV17 tiene varias salas: empieza con la Letanía de Ra y sigue con Divinidades, Libro de las Puertas, Apertura de Boca, Cielo Estrellado, Libro de las Puertas, Libro de la Vaca Celeste, Cámara Sepulcral y Techo Astronómico con constelaciones boreales. El Toro (Seth) es la Osa Mayor, El Hipopótamo (Isis Djamet) es ¿Draco? ¿Bootes?, Anu el dios con cabeza de Halcón (Horus) podría ser la Osa Menor, a su lado está Orión (fácilmente reconocible) y luego hay un cocodrilo (Hidra) y un León (Leo).
  • Tumba de Siptah. Una de las más humildes. KV 47 está sin terminar.
  • Tumba de Tausert. Tausert fue reina, regente y faraona y su tumba, aunque usurpada por Sethnajt, da muestras de esas tres etapas. KV14 contiene el Libro de los Muertos, Divinidades, Duat, Libro de las Puertas, Libro de las cavernas y Techo Astronómico.
  • Tumba de Seti II. Esposo de Tausert. Es otra tumba ramésida. KV 15 es otra tumba inacabada aunque hay imágenes de la Letanía de Ra, la Duat y Divinidades.
  • Tumba de Ramsés III. Una de las más bellas. En KV11 Ra Horus recibe al faraón. Empieza con la Letanía de Ra, sigue con escenas seculares como las arpistas, para luego entrara a la Duat, al Libro de las Puertas, la Apertura de Boca, las Divinidades y los Libros de la Tierra y la Vaca Celeste.
  • Tumba de Ramsés V y VI. Si no pueden ir a la tumba de Seti I, esta es su segunda opción ya que su techo es muy similar. KV9 fue conocida en la antigüedad como la tumba de Memnón. Van a ver el Libro de las Cavernas, el Libro de las Puertas, el de la Noche, el Libro del Día, Libro de los Muertos, Libro de la Tierra y el techo de Nut.
  • Tumba de Merenptah. Es muy amplia pero no se puede llegar hasta el final. Había mucha gente. KV8 contiene la Letanía de Ra, el Libro de las Puertas, Divinidades, Apertura de boca, Libro de los Muertos, Libro de las cavernas y Techo Astronómico.
  • Tumba de Ramsés IX. Es interesante pero no la mejor. KV6 cuenta con la Letanía de Ra, Libro de las cavernas, Libro de la Salida al Día, Libro de la Noche, Libro de la Tierra, Libro de los Cielos e Imiduat. En la entrada el faraón es recibido por Ra Horakhty.
  • Tumba de Ramsés VII. Un poco más alejada del camino aunque es la KV1. Ahí van a ver el Libro de las Cavernas, el Libro de las Puertas, el Libro de la Tierra, un techo astronómico con relojes estelares ramésidas y constelaciones boreales.

Desafortunadamente la tumba de Ay estaba cerrada. Las tumbas de Horemheb, Tutmosis III  y Amenhotep II que también me interesaban no estaban abiertas al público.

En negrita, las mejores para visitar excluyendo la de Seti I (si tienen que elegir).

Tardé en visitar todas las tumbas y ahora se me confunden todas las imágenes pero fue una experiencia única. De ahí fui a la Casa de Howard Carter donde hay una réplica de la tumba de Tutankamón. La verdad es que tenía una hermosa casa, con un montón de artefactos modernos. Por una propina el guía además me sacó una foto en el escritorio del arqueólogo. El chofer me llevó luego a Home Morssey Family a comprar alguna pieza de alabastro. ¿Qué puedo decir? Es muy caro. Entiendo que es artesanal pero los precios son excesivos. Igual yo ya sabía que las piezas auténticas de alabastro y basalto era costosas. Compré varias pequeñas a 800LE, regateando al máximo. No podía irme de Luxor sin alguna pieza de alabastro.

Finalmente visité el templo de Seti I donde fui la única turista (10LE de propina).

Almorcé de vuelta en el hotel: comí una moussaka bechamel que estaba muy rica (40LE).

IMG_9963.JPG

4 A la mañana siguiente desayuné bien. No pensaba levantarme temprano. Primero fui al Valle de las Reinas. Obviamente lo que más me interesaba era la tumba de Nefertari, una verdadera belleza. Abrieron la tumba sólo para mí. Magnífica. Me faltó tiempo. Me hubiera quedado horas (sólo te dejan 15 minutos). Luego visité las tumbas de la reina Titi -posible esposa de Ramsés III- (QV52), la del príncipe Amen-Khopshef (QV55), y la del príncipe Khaemwast (QV44). No hay más tumbas abiertas allí.

IMG_b0081.JPG

De ahí fui al impresionante templo funerario de Hatshepsut. Pasé de estar en un sitio sin turistas a uno lleno de gente. Djeser-Djeseru” se encuentra en Deir el-Bahari. Se trata de una serie de terrazas escalonadas. Uno llega al sitio gracias a un transporte similar al del Valle de los Reyes (2LE), aunque se puede ir caminando sin dificultad. Los relieves muestran la expedición a Punt. Hay numerosas efigies de Osiris y escalinatas.

Luego me dirigí a Deir el-Medina, el antiguo poblado de trabajadores. Es muy interesante ver el barrio donde vivían los dos equipos que se ocupaban de crear las tumbas del valle. El templo ptolemaico de Hathor y Maat en Deir el-Medina es muy especial. Es pequeño pero hermoso, recientemente reconstruido. En Deir el-Medina también visité algunas tumbas de trabajadores bellamente realizadas (después de todo, eran ellos mismos los que decoraban las tumbas de los reyes): las de Inherkhau/Anherkha (TT359), un capataz que se muestra con su familia, Sennedjem/Sennutem (TT1) con su impresionante techo e imágenes de la vida cotidiana que había visto en varios libros y Pashedu (TT3) con muros dorados y exquisitos detalles. Agrego las tumbas de Amennakht (TT218), Nebenmaat (TT219) y Khaemteri (TT220) aunque la verdad es que no las recuerdo.

IMG_0317.JPG

Finalmente fui al Ramesseum -o templo funerario de Ramsés II- que estaba vacío y cuyo guardia me hizo un buen recorrido por el lugar. Le di 10LE de propina y me quedé un rato a sacar fotos. Lo que más me llamaron la atención fueron los almacenes, talleres y cocinas ubicados en las adyacencias.

El chofer me dejó en el hotel. Como estaba antojada de helado busqué una heladería cerca: Elrabee (me quedé con ganas de probar el helado de Wenkie’s Ice Cream Parlour pero me quedaba  lejos). No era muy rico pero me sacó el antojo. Encontré un supermercado y caminé junto al Nilo. Cené pollo grillado con guarnición en el hotel.

IMG_0474.JPG

5 Último día en Luxor. Empecé visitando los impactantes Colosos de Memnón, llamados así por los griegos que confundieron las estatuas de Amenhotep III con las del héroe troyano Memnón por un error de pronunciación. Las inmensas estatuas daban ingreso al templo funerario del faraón, ahora en ruinas. Se sabe que llegó a ser el mayor templo de Egipto con 35 hectáreas.

Fue una visita rápida. Luego fui al maravilloso templo de Medinet Habu. Se trata del templo funerario de Ramsés III. El conjunto se halla rodeado por un muro de adobe. Conserva dos salas hipóstilas y una hermosa decoración de colores vivos.

IMG_0640.JPG

De ahí pasé a las Tumbas de los Nobles que no tenían turistas. Como no hay indicaciones y yo tenía muchas tumbas que visitar, el chofer me recomendó contratar a un guía del lugar que estuvo conmigo unas dos horas mostrándome el camino (LE120). Luego gasté bastante dinero porque a cada guardián que me abría una tumba tuve que pagarle 5LE. Por suerte había llevado 100LE en cambio.

Igual visitar esas tumbas me parece esencial ya que las pinturas muestran la vida cotidiana. Creo que son mejores que las de los reyes. Estas son las tumbas que visité (no se puede sacar fotos a menos que les pagues a los guardias, pero yo no quería gastar más plata):

  • Kheruef (TT192), mayordomo de la reina. Tumba muy deteriorada.
  • Nefersekheru (TT296), escriba real. Vale la pena por sus techos decorados.
  • Neferrenpet (TT178), escriba del tesoro del templo de Amón-Ra. Tiene bastantes pinturas.
  • Djehutimose (TT295).
  • Amenemipet (TT41), Mayordomo de Amón. Contiene esculturas muy interesantes.
  • Nakht (TT52), escriba y astrónomo. Una de las mejores, con escenas agrícolas y de caza.
  • Menna (TT69), escriba y supervisor de las tierras pertenecientes al rey y al templo de Amón-Ra. Posee esas pinturas que aparecen en libros de historia sobre Egipto.
  • Sennefer (TT96), alcalde de Tebas. Es la tumba de los viñedos. Hermosa.
  • Rekhmire (TT100), visir y gobernador de Tebas. Un largo y oscuro corredor con pinturas que muestran cómo era el cobro de impuestos y los países con los que comerciaba Egipto. Lleven linterna.
  • Userhat (TT56), escriba real y contador de pan. Gran colorido. Bellas escenas de caza y pesca.
  • Khaemhat (TT57), escriba real y supervisor de los graneros. Impresionantes relieves.
  • Ramose (TT55), visir y gobernador de Tebas. Una de mis favoritas. Pueden verse los bocetos de las figuras.
  • Khonsu (TT31), gran sacerdote del templo funerario de Tutmosis III.
  • Userhat (TT51), gran sacerdote del templo funerario de Tutmosis I. El vestuario está retratado en gran detalle.
  • Benia (TT343), supervisor de trabajadores y artesanos.

Allí entre las tumbas de los nobles visité el pequeño negocio de AhmedArtist, un hombre que realiza réplicas de figuras y decoraciones en piedra.

Cerca de allí, en Dra Abu el-Naga,conocí las tumbas de Roy (TT255), escriba real y mayordomo de Horemheb y Amón; Shuroy (TT13), jefe de los portadores del brasero de Amón y Amenemopet (TT148).

IMG_0702

La verdad es que me cansé de ver tumbas.

Terminamos y no recuerdo qué cené esa noche. Al otro día partiría hacia Aswan con ese mismo chofer.

Como casi siempre comí en el hotel (precio y comodidad) no pude conocer algunos restaurantes que había visto recomendados: el restaurant Tutankhamon, el restaurant Mohammed, el pub King’s Head y el restaurant del hotel Al Gezira.


DATOS
:

  • Otros hoteles en Luxor: el hotel Sheherazade está al lado de El Nakhil. Por fuera no es tan lindo como aparece en las fotos pero tiene piscina. Otros hoteles de los que me hablaron bien son el hotel Oasis (super barato) y el hotel Cleopatra.
  • Algunos otros precios del restaurante del hotel: pizza de champiñones 30LE, shawarma 35LE, pescado frito 50LE, pato grillado 50LE, banana caramelizada 20LE, otros postres entre 15 y 20LE. Los platos principales van con guarnición.
  • El tour a Abidos y Dendera costó 95 dólares. Si prefieren pueden ir con una agencia como Memphis Tour, Civitatis o Travel2Egypt (esta última es más barata pero no tengo referencias).
  • Arreglé con el chofer, Khaled, que conocí a través del guía. Me cobró 30 dólares por día para estar a mi disposición. Más caro que un taxi pero más seguro. Es una opción.Pueden comunicarse con Khaled Ahmed Hashem al email: khaledhashem@yahoo.com   Tel: 00201003561586. No tiene whatsapp.
  • La tarjeta LUXOR PASS también puede comprarse sin las tumbas de Nefertari y Seti I y sale la mitad.
  • El museo al aire libre de Karnak se paga aparte, salvo que tengas la LUXOR PASS.
  • Si van al Valle de los Reyes sin la LUXOR PASS, la entrada de 160LE les permite el ingreso a tres tumbas. Algunas se pagan aparte, como la de Tutankamón (200LE) y la de Ramsés V/VI (90LE). La tumba de Seti I cuesta 1000LE! Sin el pase, la tumba de Nefertari cuesta lo mismo que la de Seti I.
  • Pueden alquilar una bicicleta en Luxor para recorrer la ciudad a sus anchas.
  • Desconfíen de las galeras a caballo que luego quieren cobrar otro precio al pactado.

IMG_9047.JPG

El Cairo: a la sombra de las pirámides

Etiquetas

, , , , , , , ,

Llegué a El Cairo a las 20:25 en un vuelo de Egyptair (buen servicio) y una parte mía no podía creerlo. Toda mi vida había soñado con Egipto. Un representante del hotel donde iba a hospedarme estaba esperándome dentro del aeropuerto y se quedó conmigo mientras aguardaba la valija (tardó bastante), sacaba libras egipcias del cajero con la tarjeta de débito y pasaba migraciones. Nos adentramos en El Cairo y, de pronto, ¡vi las pirámides! “Haram“. Hacia allá íbamos. Me dejaron en la puerta de Guardian Guest House, frente a una de las entradas al complejo de Guiza. Hablemos del hotel. Lo elegí por ubicación ya que quería “empacharme” de pirámides; de hecho reservé una habitación con vista a las pirámides. Si cruzaba la calle ya estaba ante el sitio arqueológico: la Gran Esfinge se hallaba a menos de 300mts. Estuve en dos habitaciones distintas, una perfecta, la otra un poco ruidosa ya que estaba en la esquina. El hotel cuenta con buena calefacción (fui en invierno), ducha caliente, wifi gratuito, televisión, desayuno buffet y buena atención. Posee una terraza donde uno puede ver gratis el espectáculo de luz y sonido de las pirámides (de hecho, los dos shows diarios). Lástima las escaleras y la zona que no es la mejor. Explico esto. Aunque está en un lugar super turístico, a metros de un cajero, restaurantes y demás, el barrio no es el más lindo (no se compara con Heliópolis, por ejemplo). Un guía local puede conseguirles al mismo precio un hotel como el Barceló, claro que no frente a las pirámides, sino a 4kms de allí.

Comí una banana, algunas galletitas que me ofrecieron en el hotel y me fui a acostar. Aún no podía creer que si corría las cortinas podía ver a la Esfinge.

Al otro día crucé la calle, caminé unos metros hacia la derecha y llegué a una de las boleterías del sitio arqueológico. Ahí compré la entrada general, pero para lo demás debía caminar por adentro hasta la otra boletería (cerca de la pirámide de Keops o Khufu). Decidí no esperar y fui hasta allá pasando rápido ante la Esfinge y uno de los lados de la Gran Pirámide. Tuve que salir del complejo, comprar los otros dos tickets y volver a entrar (obviamente sin volver a pagar). Básicamente hay cuatro tickets: la entrada general a 120LE en cualquiera de las dos boleterías, la entrada a la pirámide de Khufu a 300LE, la entrada a la pirámide de Menkaure (Micerinos) a 60LE (ambas en la boletería principal cerca de Khufu) y la entrada al Museo de la Barca Solar que sale 80LE (hay que pagar 50LE más si uno quiere sacar fotos) en una ventanilla junto a la puerta del museo que se encuentra detrás de la pirámide de Khufu. En total: 560LE, pero no pagué ningún tour ya que lo hice todo caminando.

IMG_8390

Es posible que les digan que es demasiado grande para recorrer caminando. Es grande pero no tanto. Yo no soy de caminar mucho y pude hacerlo sin problemas. Las tres pirámides se encuentran muy cerca una de la otra. Sólo caminé más porque fui hasta el punto panorámico, pero no es necesario ir hasta allá. Les van a ofrecer -de manera insistente- camellos o carruajes. No lo recomiendo a menos que realmente no puedan caminar (llegado el caso pueden ir con una excursión y manejarse en auto). Al hospedarme enfrente del sitio pude ver cómo maltrataban a los camellos  y caballos. Podía escuchar los gemidos desoladores de los animales. Ni loca iba a ser cómplice de eso. Además siempre es posible que los quieran engañar con el precio y que encima les pidan una propina elevada. No, gracias y seguir adelante. Van a intentar comenzar una conversación o seguirlos. Yo ni siquiera los miraba. Si un guardia les recomienda ir a fotografiar algún sitio o sacarles una foto o lo que sea, lo que quiere es plata y es probable que les pida mucho. Al ser un guardia no te podés pelear. Yo pude zafar pagando sólo 20LE aunque él me pedía 100. Sólo porque me sacó una foto. Bajé la guardia un instante y ¡zas! Los guardias son los peores, no se confíen (no sólo en El Cairo, siempre van a querer que rompan las reglas para poder sacarles plata. Quedaban decepcionados cuando no entraba a los lugares prohibidos que ellos me abrían ni sacaba fotos donde no se podía pese a su anuencia).

Lo primero que hice fue entrar en la pirámide de Khufu, la única Maravilla del Mundo Antiguo que sigue en pie. Se terminó de construir alrededor del 2570a.C. En la entrada hay que dejar la cámara de fotos pero no el celular. El ascenso es incómodo porque el techo es bajo y hay que doblar el cuello para pasar. No apto para claustrofóbicos. Adentro uno empieza a transpirar. Luego se llega a la Gran Galería, que impacta porque no se parece a nada actual. Es misteriosa y parece desafiar los mandatos de la arquitectura. Al final se llega a la Cámara del Rey que está construida a prueba de terremotos y en cuyo centro hay un sarcófago de granito. En un momento determinado se fueron todos excepto el guardia. ¡Estaba en el centro de la Gran Pirámide de Guiza! Enseguida llegó casualmente una familia argentina…¿Casualmente?

IMG_8393

Después de salir, rodeé la pirámide de Khafra o Kefrén (que estaba cerrada al público: nunca abren las tres a la vez) y fui a la de Menkaure, la menor. No fue tan impresionante, claro. A un costado hay tres pirámides más pequeñas para las reinas. Como vi que los autobuses turísticos seguían por la ruta decidí ir hacia ese lado. La verdad es que no hay nada, excepto un punto panorámico desde donde sacar fotos de las tres pirámides. Volví en busca del Museo de la Barca Solar.

Antes de seguir, cada pirámide va acompañada de un templo funerario, hay ruinas de antiguos cementerios y mastabas. Pero ningún cartel (sólo las pirámides cuentan con carteles). La verdad es que como quería ir al Museo de Antigüedades ese mismo día, me apuré un poco y no visité todas las ruinas. Pueden imprimir este mapa si van: mapa del complejo de Guiza.

El Museo de la Barca Solar se encuentra pegado a la Gran Pirámide. Los tickets se venden junto a la puerta del mismo en una ventanilla.  Es increíble lo bien conservado que está ese barco. Y es mucho más grande de lo que aparece en las fotos. De ahí fui a la Gran Esfinge, que es donde tuve la mayor aglomeración de turistas. Crucé y volví al hotel.

No tuve tiempo para almorzar (me suele pasar en mis viajes). Pedí un taxi en la recepción del hotel hasta el Museo de Antigüedades Egipcias aunque ya sabía que no iba a tener el tiempo que yo deseaba para recorrerlo. Se necesitan al menos unas tres horas para visitarlo con tranquilidad. Me pasaron a buscar a las 14hs pero tardamos una hora en llegar. El tráfico es realmente tan terrible como lo pintan (es como estar en medio de un piquete porque los autos NO avanzan). Me costó 100LE.

IMG_8539

Así que eran las 15hs y el museo cierra antes de las 17hs. Ni siquiera tenía dos horas. La entrada general para extranjeros + las momias sale 240LE. Sacar fotos cuesta 50LE. No era barato y yo tenía poco tiempo. Empecé visitando en el primer piso el tesoro de la tumba de Tutankamón que es algo que siempre había querido ver. Es donde hay más turistas. También la famosa máscara de oro del faraón, aunque no se puede fotografiar. De ahí corrí a ver las momias que están divididas en dos recintos según la época. Me impactó ver a Ramsés II (sin dudas la momia más popular), Seti I (muy bien conservado) y la reina Tiye. Me emocioné porque me di cuenta de que realmente eran ellos. Estaba delante de los despojos mortales de los antiguos reyes y reinas de Egipto. Como no fui con guía seguí mi instinto y busqué aquellas piezas que ya conocía por mis cursos de egiptología. Recorrí todo el museo, pero a velocidad. Sólo me quedé unos instantes más en el sector de Amarna y en el de manuscritos y ostraca. Era un museo moderno en el siglo XIX pero ahora todo parece apilado, sucio y sin mucha información. Por suerte a mediados de este año van a inaugurar en Guiza el Gran Museo Egipcio que será el más grande del mundo.

Lo que hay que ver en el Museo (¡yo me perdí la paleta de Narmer!). Para mí lo mejor fue el primer piso: hay salas dedicadas al dibujo y la escritura, la vida cotidiana, etc. Allí están los célebres retratos del Fayum, hay prendas de vestir, pelucas, sarcófagos varios, joyas y, por supuesto, los tesoros de Tutankamón. Yo visité primero el primer piso. En planta baja está la tablilla de Narmer (que no vi) y hay sarcófagos, estatuas, relieves, etc. Me quedé dentro del museo hasta que me echaron. Caminé hacia la Plaza Tahrir y cerca de la entrada del subte paré un taxi que me cobró lo mismo que el anterior para dejarme en el hotel. No había comido nada desde el desayuno así que estaba muerta de hambre. Fui a KFC que está a metros del hotel y pedí un menú para llevar. Es económico y se puede pagar con tarjeta (pedí una “twister box” a 50LE). Lo comí en la terraza del hotel mientras miraba el espectáculo de luz y sonido de las pirámides.

IMG_8728

Al otro día comenzó mi saga de tres excursiones desde El Cairo que había organizado con un guía local -Mostafá- que me habían recomendado desde Buenos Aires. Él lo organizó pero como estaba ocupado fui con otro guía, Khaled, que también habla español. La primera excursión (privada, o sea con Khaled y un chofer) fue a Saqqara, Menfis y Dahshur. Me pasaron a buscar a las 8hs. Primero fuimos a Saqqara para conocer un complejo funerario de la III Dinastía (Menfita). Está muy bien reconstruido. Allí se alza la pirámide escalonada de Zoser, construida por el arquitecto (luego divinizado) Imhotep. Es la primera pirámide en la historia (2.650 aC) y fue levantada a partir de mastabas, una arriba de la otra. En el complejo también se conserva un fragmento de escritura hierática. También es interesante el patio de la fiesta Sed, el foso y el serdab.

En Saqqara visitamos asimismo el museo Imhotep (pequeño pero moderno y bien claro),  la mastaba de Mereruka, la pirámide de Titi, las tumbas de Mera y Kagemni (ambas de la VI Dinastía) y el impresionante Serapeum donde se conservan los sarcófagos del buey Apis en un laberinto subterráneo.

De ahí fuimos a Menfis (o lo que queda de Menfis). Lo más destacable del sitio es la colosal estatua de Ramsés II que yace en un recinto. Y de Menfis viajamos a Dahshur donde entré en la pirámide roja del faraón Senefru (2614 a 2579 a. C). Este faraón realizó tres pirámides buscando la perfección. Otro ejemplo, también en Dahshur, es la pirámide acodada o romboidal que se estima fue una tentativa fallida en crear una pirámide de paredes lisas. Sin embargo, la pirámide roja sí fue un éxito. Su interior ya prefigura el diseño de la pirámide de su hijo Khufu.

IMG_8744

Zoser

Me llevaron después a comprar un papiro auténtico en Key of Life (lo que más me gustó fue cuando me enseñaron cómo se fabrican los papiros y por qué el diferente color), que resultó más caro de lo que creía. Igual compré un papiro porque era algo que tenía en mi lista (si un papiro sale barato, no es un papiro pintado a mano, sino una réplica en hojas de plátano) Finalmente almorzamos en Abou Shakra, lugar que recomiendo. El almuerzo estaba incluido en el precio, igual que las entradas a los sitios.

El precio acordado de esa excursión fue de 96 dólares o 1690LE (sin propinas). Como pueden ver, al ir sola en las excursiones todo me salía el doble.

Entradas (incluidas): Museo Imhotep y Saqqara 120LE, Serapeum 120LE, Menfis (Museo Met Rahina) 60LE y Dahshur 60LE.

Estaba muerta de cansancio y me dormí sin cenar.

IMG_8861

Meidum

Al día siguiente me pasaron a buscar a las 8hs para ir a las pirámides de El Fayum, un sitio no tan turístico. Primero fuimos a la pirámide de Meidum, otra de las pirámides fallidas de Senefru (al punto que parte se derrumbó en la antigüedad y sólo queda la estructura central). Pese a esto es la pirámide que más me asombró. De cerca, me hizo acordar a las imágenes sobre la Torre de Babel. Creen que esta es la pirámide más antigua de Senefru, así que el orden sería: Meidum, Romboidal, Roja. Lo mejor fue entrar a la pirámide. ¡Hasta me encontré con un murciélago! En el exterior hay algunos sarcófagos de piedra.

De Meidum fuimos a Lahun pero tuvimos que esperar media hora en un control policial porque decidieron acompañarnos con una patrulla. Es un tema de seguridad, pero me hizo sentir incómoda. Finalmente llegamos a Lahun. No es un sitio muy conocido, pero yo había leído un libro sobre el mismo y quería visitarlo. Allí pueden ver la pirámide de adobe de Senusert II (XII Dinastía) y los restos de la aldea de trabajadores (que es más una tarea de imaginación porque no queda casi nada). A mí me emocionó, pero no lo aconsejo si no están familiarizados con la historia de Lahun.

Llegamos a la pirámide de Hawara, construida por Amenemhat III (también XII Dinastía) que tiene los cimientos inundados por un canal cercano. Se cree que aquí estaba el famoso laberinto descripto por Herodoto.”Mienten los que declaran que en Egipto hay una parecida”, dice Borges en “La casa de Asterión“, comparando el laberinto del minotauro con el de Hawara. Aparentemente este complejo funerario era inmenso e impresionó a griegos y romanos. Ahora es barro y en su centro, una pirámide que se hunde.

Al volver por la ruta, la pirámide de Meidum brillaba iluminada por el sol y parecía hecha de oro. Almorzamos en Felfela, ya al retornar al Cairo.

Este es un tour bastante caro (129 dólares) ya que pocos lo realizan y únicamente lo recomiendo si son egiptólogos entusiastas. Pero sí traten de conocer Meidum. Civitatis tiene el tour más económico si sólamente visitan esa pirámide.

Entradas: Meidum 60LE, Al Lahun 60LE y Hawara 60LE.

IMG_8957

Hawara

La última excursión fue la más larga. Me pasaron a buscar a las 7am para ir a Amarna, la ciudad de Akenatón. Fue un viaje de 4 horas de ida, con militares que en algunos puntos nos acompañaron (ya estaba más acostumbrada al tema). Ahora me doy cuenta de que tendríamos que haber salidos a las 6am.

Empezamos por la necrópolis de Tell El Amarna, situada entre la antigua capital y el valle. Visitamos dos tumbas del norte: de Ahmes (escriba del rey) y de Mery-Ra I, sumo sacerdote de Atón. De ahí fuimos a la tumba real, destinada para la hija de Akenatón y su esposa. Igualmente se supone que Akenatón fue enterrado inicialmente en ese sitio y luego llevado al Valle de los Reyes. Es una tumba más apartada así que supuso que el guardia del lugar y el militar que nos acompañaba, fueran con nosotros en el auto. Así nos ubicamos en el auto: el chofer y el militar adelante, el guardia, Khaled y yo atrás. Es decir, cuatro personas para que yo pudiera visitar una tumba. Es una locura.

IMG_8994

Yo quería visitar la antigua ciudad, o las ruinas de la antigua ciudad, pero no fuimos por cuestiones de tiempo. Ahora me arrepiento de no haber insistido. Quedan los restos del palacio del norte y de algunas fortificaciones. Es muy poquito pero me hubiera gustado pararme en el sitio donde estuvo la ciudad maldita. Sí pude acercarme a ver la estela fronteriza de Amarna.

No pasamos por El Minya sino que fuimos directamente a Beni Hassan, para visitar las tumbas de los nomarcas o gobernadores. Entramos en las tumbas de Khety, Baqet III, Khnumhotep II y Amenenhat. No podía creer que los antiguos egipcios hubieran pintado murales que parecen reproducir imágenes en movimiento. ¿Nadie las fotografió para convertir esas imágenes de luchadores en animación?

Emprendimos el regreso. Comimos arroz con pollo en un restaurante que estaba en la ruta (no turístico, pero bueno). Llegamos tarde al hotel. Vi el espectáculo de luz y sonido por última vez, me duché y me fui a acostar.

Este último tour fue aún más caro que el anterior, pero teniendo en cuenta que tuvimos en total 8 horas de viaje no estuvo tan mal: 149 dólares. Las entradas (siempre incluidas en el precio): Tumbas de Tell el Amarna 60LE, Tumba de Akenatón 40LE y Beni Hassan 60LE.

En unas horas me iba de El Cairo. Mostafá fue a buscarme con un auto para ir al aeropuerto (200LE+ propina), me ayudó con los trámites y ya estaba rumbo a Luxor. Cuando volví a la ciudad muchos días después, me consiguió a muy buen precio una noche en el hotel Meridien que está en el aeropuerto. ¡Almohadas de pluma! Un sueño. Pude darme el gusto de hospedarme una noche en un hotel 5 estrellas.

Volviendo un poco a la excursión que hice a Amarna, ahora me doy cuenta de que lo ideal es quedarse a dormir en El Minya. Si pudiera rehacer mi viaje, no volaría a Luxor sino que viajaría en auto con escalas. Me quedaría en la ciudad de El Minya al menos una noche para conocer bien la ciudad de Akenatón y su necrópolis, Beni Hassan, El Ashmunein (la antigua Hermópolis) y Tuna el Gabal (que me quedaron pendientes) donde acaba de encontrarse otra necrópolis. Tras pasar una noche en El Minya (o dos, eso depende) iría al sur para alojarme en Sohag. Allí se puede visitar un monasterio copto. Al otro día se puede ir bien temprano a Abidos y Dendera y así llegar a Luxor. De esta manera se agrupan dos excursiones y un viaje y se abaratan costos.

Otra opción – de lujo- es tomar un crucero de El Cairo a Luxor, que pasa por todos estos sitios: Voyages Jules Verne.

Algunos sitios donde comer en El Cairo que no pude visitar: Cafe Riche (un café notable), Egyptian Pancake House, Koshary Abou Tarek.

¿Qué me quedó pendiente? Una visita al Cairo islámico (Mezquita de Alabastro, Mezquita de Azhar, bazar, ciudadela) y al Cairo Viejo (barrio copto, iglesia colgante, Fortaleza Babilonia), barrio de Heliópolis, el oasis de Siwa, Alejandría…

IMG_8972

DATOS:

  • Si quieren un guía local, pueden escribirle a Mostafa. Es de confianza. Puedo pasarles el número de whatsapp.
  • Si van al Cairo en plan ahorrativo, pueden probar suerte en el hostel Dahab, la pensión Roma o el hotel Golden. Los tres me fueron recomendados por viajeros.
  • El papiro me costó 500LE + 40LE por el nombre y no sé qué más. Acá me perdieron. Supongo que es la comisión.
  • Hagan el cálculo de que en cada excursión van a tener más de 100LE en propinas.
  • Si prefieren ir con una agencia, Hasa Tours tenía buenos precios y responden al toque. Emo Tours también (de hecho es la más económica), pero nunca me contestaron. Por último, la Asociación Andaluza de Egiptología (ASADE) organiza viajes arqueológicos con profesor, aunque es más cara y tal vez no concuerden las fechas.
  • En la página de ASADE advierten no contratar guías sin referencias, especialmente dentro del Museo Egipcio: “Tened especial atención a los que esperan en las puertas del Museo Egipcio de El Cairo, ya que en ocasiones se han dado casos incluso de robos a turistas por parte de alguno de estos desalmados: En concreto hay uno de habla hispana, alto y con bigote (ojo, se lo puede afeitar) que tras la visita contratada al Museo te puede ofrecer llevarte a las pirámides u otros lugares en su coche particular, después te ofrece dejar mochilas o similares en el maletero mientras se realiza otra actividad (por ejemplo comer en un restaurante local al que él os lleve) y aprovechando cualquier descuido o escusa, como ir al baño, desaparecerá llevándose vuestras cosas y dejándoos encima con alguna cuenta pendiente.
  • Muchos aconsejan utilizar uber en vez de taxis. Hay dos tipos de taxis, los negros con los que hay que pactar el precio de antemano, y los blancos que tienen taxímetro aunque hay que insistir para que lo pongan.
  • ¿Qué comprar? Papiros (auténticos o de plátano, según el presupuesto), souvenirs (imanes, llaveros…). Yo compré una hermosa chalina en Amarna. Si llevan frasquitos, pueden llenarlos con arena de Guiza y regalarlos a los amigos. ¡Yo no me di cuenta!
  • Si se quedan varios días, pueden sacar el CAIRO PASS que permite acceso ilimitado a museos, sitios arqueológicos e históricos en el área de El Cairo y Guiza. Dura cinco días consecutivos y se puede comprar en el Museo de Antigüedades, la Oficina de Asuntos Culturales y otros sitios a USD 80.
  • Si compran la tarjeta CAIRO PASS, obtienen un descuento del 50% para comprar la LUXOR PASS (siempre dentro del mismo año).
  • Pidan una tarjeta con los datos del hotel en ÁRABE, así si se pierden o tienen que tomar un taxi pueden mostrarle la tarjeta. El inglés no siempre es efectivo.

 

IMG_8431

Desde el punto panorámico

Viajando sola por Egipto

Etiquetas

, ,

¿Qué viajero que se precie de serlo no sueña con viajar a Egipto? Y sin embargo, al menos para los latinoamericanos, Egipto se siente como un salto al vacío. No tiene por qué serlo.

Existen cuatro maneras de viajar a Egipto. La primera es comprar un paquete en tu país de procedencia. Es lo más práctico pero también lo más caro. La segunda es pagar tu vuelo por separado y conseguir un paquete en alguna agencia con sede en Egipto. Es más económico y un poco más flexible que el anterior. Algunas agencias conocidas (y con las que trabajan las agencias argentinas, por ejemplo) son Memphis Tours, Dunas Travel y Galaxia Tours. La tercera es organizarlo todo con un guía local, que lo va a hacer a tu medida. Mostafa Ahmed Said fue uno de mis contactos en Egipto y lo puedo recomendar. La cuarta es ir comprando tours diarios que es lo que yo hice.

El problema con esta opción es que, a diferencia de lo que ocurre en Europa o América Latina, no existe la posibilidad de conformar un grupo y abaratar costos (salvo en contadas excepciones). Los tours en Egipto son privados así que resultan caros si uno viaja solo. Lo ideal es convencer a algún amigo/a para que viaje con nosotros y compartir los gastos, o tal vez conseguir en algún foro de viajes a algún compañero/a/s de excursiones. Las excursiones se pueden comprar en la mayoría de los hoteles, agencias o a través de guías. Yo utilicé las tres opciones.

Es posible arreglar con algún taxista, que seguramente les va a salir más barato, pero no sé si es lo más seguro.

Respecto a los vuelos, se puede ir a España y de ahí utilizar la línea de bandera egipcia, Egyptair o tomar vuelos con escalas de Turkish Airlines (la más económica) o Alitalia.

Muchos me preguntan por el clima. Bueno, enero y febrero es temporada alta porque el clima es benigno y no hace tanto calor. El verano egipcio debe ser un horno.

¿Qué vacunas se necesitan? A los argentinos nos exigen el certificado de vacunación de la fiebre amarilla, no porque ellos tengan la enfermedad sino porque consideran que nosotros la tenemos. En Buenos Aires la vacunación se realiza en la Dirección de Sanidad sin Fronteras. Allí también otorgan certificados de excepción con orden médica. La vacuna dura para toda la vida.

El tema de la visa. Si bien los españoles pueden conseguir la visa en el aeropuerto por USD 25 y varios argentinos también lo han hecho así, no es lo que aconseja la embajada. En este punto cada uno elige si lo hace en el aeropuerto o antes de partir. Yo no quise arriesgarme así que hice el trámite en el Consulado de Egipto en Buenos Aires (Virrey del Pino 3140, de 9 a 14hs) aunque ahí cuesta USD35. Deben rellenar este formulario y llevarlo impreso. Además necesitan llevar: pasaporte original con vencimiento mayor a 6 meses (el pasaporte se deja en el consulado por unos días mientras realizan el trámite), dos fotos 4×6 color con fondo blanco, fotocopia de los dólares con los que van a pagar y certificado de vacunación de la fiebre amarilla. El trámite no es personal.  Cualquier duda pueden escribir a  emb.egipto@gmail.com

Un detalle a tener en cuenta es que el fin de semana en Egipto es viernes y sábado, por lo que esos días van a ver más turistas locales.

IMG_8494

Una vez allá, la comida es económica y hay gran diversidad de hoteles. Si lo organizan con un guía local, seguro consiguen un hotel de varias estrellas a muy buen precio. Más barato que si lo hacen por su cuenta. Asimismo hay hostels y departamentos en alquiler.

¿Qué cuidados hay que tener para no sufrir la maldición de Tutankamón y terminar con diarrea? (yo no me enfermé ni un día): consumir agua mineral embotellada y sellada y lavarse los dientes con esa misma agua mineral. La mayoría de los hoteles la obsequian. No usen hielo. No coman verduras crudas ni frutas (excepto bananas y naranjas que tienen cáscara gruesa). Lleven siempre un frasquito de alcohol en gel.

En El Cairo el tráfico es imposible ya que no hay semáforos (o hay muy pocos). Tengan en cuenta los tiempos ya que de Guiza al centro pueden tardar una hora. ¡Y cuidado cuando crucen una calle! Si toman un taxi arreglen bien el precio antes de salir. Los taxis son bastante más baratos que en Argentina.

Una cosa que tienen que saber y que probablemente no van a poder evitar: se van a sentir timados. En Argentina casi todo tiene sobreprecio: la comida, la ropa, etc, pero como ese precio es fijo e igual para todos, nos da la posibilidad de aceptarlo o no de antemano. En Egipto el regateo impide que tengas parámetros claros de lo que cuesta realmente cada cosa. ¿Lo conseguiste barato o te estafaron? El regateo puede ser cansador, especialmente cuando todo se basa en este sistema. En Aswan me tiraron una remera por la cabeza cuando dije que era muy cara e hice el ademán de irme. También pueden jugar con los malentendidos y decirte que algo cuesta 30 libras (“pounds”) con lo que uno supone que se refiere a libras egipcias (la moneda local) para luego revelarte que se trataba de libras esterlinas. Para prevenir, siempre aclaré de antemano si hablaban de libras egipcias.

Respecto al tema de las propinas. Es algo molesto pero instalado en la sociedad (los sueldos son muy bajos y la gente cuenta con ese extra). Para todo les van a pedir propina. Ni se les ocurra pedirle a alguien que no sea turista o su guía que les saque una foto o preguntarle una dirección. Los guardianes de las tumbas les van a querer mostrar sitios donde no se puede pasar o permitirles sacar fotos a cambio de dinero. Pero no se lo van a decir hasta que lo hayan hecho y les exijan el dinero. Lo mejor es aclararlo desde el principio, llevar billetes sueltos en un bolsillo (nunca abran la billetera porque les van a pedir más plata) y decidir cuánto están dispuestos a darle a cada uno. En los baños, con 1 o 2LE está bien. A los guardias de las tumbas, 5LE como mínimo (si quieren que les saquen una foto o cualquier extra que no sea abrir la puerta, tienen que aumentar esa suma). Las propinas nunca están incluidas en las excursiones así que tienen que calcular un monto superior a lo que está anotado.  Como no hay mucho turismo en comparación con otras épocas, es posible que sean el único visitante en alguno de los templos (me pasó en Luxor) y que el guardia los siga a todos lados. Si quieren sacárselo de encima, denle la propina y díganle que quieren seguir por su cuenta. Básicamente, Keep Calm and Relax. Y lleven cambio.

IMG_9730

Pero, ¿es seguro para una mujer viajando sola? La web está llena de prevenciones al respecto. La respuesta es sí. Pero una tiene que adaptarse a otra cultura ya que se trata de un país musulmán donde más del 90% de las mujeres usan hijab y muchas se visten con la abaya y la nicab. Es decir, la gran mayoría de las mujeres egipcias cubre todo su cuerpo excepto el rostro (o los ojos) y las manos. No usen shorts ni remeras escotadas si no quieren llamar la atención. Es una cuestión de respeto y modestia en el vestir. Yo procuré ir siempre con pantalones y remeras o camisas de manga larga. Eso también te protege del sol y de los mosquitos. En Argentina todos nos saludamos con un beso en la mejilla pero en Egipto es mejor poner distancia. Cuando estaba sola no miraba a los hombres ni les sonreía. Nunca me senté en la parte delantera de un auto. Si los límites están bien claros no pasa nada. Yo no sufrí ningún tipo de acoso. A lo sumo alguno me invitó a comer, pero nada más.

¿Y el idioma? Yo me manejé principalmente con inglés, si bien hay guías en español. Aprendí algunas palabras en árabe egipcio. Las dos más importantes son “la, shukran” (no, gracias) que repetí cada vez que me ofrecían algo que no me interesaba.

Les dejo aquí las palabras básicas que les conviene aprender:

  • Hola: la forma breve es “salam” (sirve tanto para saludar como para despedirse). La forma completa para saludar es “salam aleikum” y su respuesta es “aleikum es salam”.
  • Gracias: shukran.
  • De nada: ásfwan.
  • Por favor: min fadlik (si es a una mujer), min fadlak (si es a un hombre).
  • Sí: áiwa.
  • Ok, dale: mesh.
  • Perfecto: meia meia.
  • No: la.
  • Perdón: ássif (“assfa” f.)
  • Buenos días: sabah al kheir (donde la “h” suena casi como “j”).
  • No entiendo: mish fáhem (“mish fahama” si es una mujer).
  • No importa: Maalesh.
  • ¿Cuánto es?: kam.
  • No picante: bedun felfel
  • ¡Vamos!: Yalla.
  • Ojalá: Insha’ Allah.
  • Adiós: Ma’as salama.

Los números también son fáciles de aprender.

IMG_1641

Toledo: tierra de leyendas

Etiquetas

,

Si se preguntan por qué no estuve escribiendo en todo este tiempo, es porque estuve viajando. Y mi primera parada fue en Toledo, España.

Salí en un vuelo de LATAM (que me permitía pagar en cuotas) con escala en Chile. Llegamos alrededor de las 8:30 -hora local- a Madrid. Entre migraciones, el retiro de la valija y todo lo demás, recién tomé el tren de cercanías a las 9:48. Tengan en cuenta que el tren de cercanías se encuentra en la terminal 4  y tarda una media hora en llegar a Atocha. Yo ya había comprado el boleto a Toledo en el puesto de Renfe que hay en el aeropuerto. El tren salía a las 11:20 así que tenía un rato para desayunar en Atocha un rico cappuccino + bollo (dona) + jugo de naranja. El sitio donde desayuné se llama Gambrinus y no es barato (4,75€).

Salimos puntuales y llegamos a Toledo en media hora. Eso es lo que pasa con los trenes rápidos AVANT. Originalmente mi idea era tomar un colectivo hasta la Puerta de Bisagra que queda cerca de mi hostal, pero cargada y cansada como iba preferí un taxi. Era cerca así que me salió 5€.

Llegué por fin al Hostal Sol y me dijeron ¡que mi habitación no iba a estar lista hasta las 14hs! Salí a caminar hasta las 13 pero quería acomodarme en mi cuarto así que volví y felizmente me dijeron que ya estaba listo. Hablemos del hostal. Sí, el check in empieza a las 14hs lo cual puede ser un problema. El precio no incluye desayuno y el hostal se encuentra en otro edificio (enfrente), no donde se halla la recepción. La habitación era un poco ruidosa porque tiene paredes delgadas, pero nada que me impidiera dormir.  ¿Qué tiene de bueno? La ubicación, sin dudas. A  metros de la Puerta del Sol y muy cerca de la plaza Zocodover. Hay un supermercado bajando la calle y una cafetería económica en el hotel de la esquina: Café Real. Tiene buena calefacción, ducha y wifi gratuito. La habitación era pequeña pero con vista a la calle. Te entregan dos tarjetas llave, por lo que tenés independencia para moverte. Es un buen lugar.

IMG_7997.JPG

A las 15:30 fui a mi primera visita: la mezquita del Cristo de la Luz que está ubicada a unos 100 metros del hostal (cierra de 14 a 15:30hs). Allí compré la pulsera turística. Por 9€ uno puede visitar 7 monumentos. Cuenta la leyenda que durante la reconquista Babieca, el caballo del Cid, se arrodilló ante la mezquita. Allí, tras un tabique hallaron un Cristo que había permanecido oculto durante la dominación musulmana. Así que la mezquita Bab al-Mardum (siglo X) se convirtió en la ermita de la Santa Cruz o Cristo de la Luz. Frente a la puerta corre un tramo de vía romana pavimentada con losas de granito.

Luego visité las termas romanas y para cenar compré empanadas en el café Ñaca Ñaca (plaza de Zocodover) ya que me quería acostar temprano.

Al otro día me levanté a las 8:30, desayuné y salí hacia el segundo monumento incluido en mi pulsera: la iglesia de San Ildefonso o iglesia de los Jesuitas. Se trata de una iglesia del siglo XVIII, barroca y luminosa. A mí me habían recomendado visitar el relicario y la torre del campanario. Eso hice. Desde la torre pude tener una vista panorámica de la ciudad aunque lo mejor es caminar entre cúpulas y campanas. También me dijeron que la mejor vista panorámica de la ciudad se obtiene desde la torre de la Biblioteca Regional, en el Alcázar (que estaba cerrada).

De allí fui a la iglesia de Santo Tomé para ver el famoso cuadro de El Greco: “El entierro del conde de Orgaz”. Tras recorrer la iglesia me di cuenta de que la pintura no estaba ahí. Hay que salir, entrar por otra puerta y evitar los contingentes de chinos que parecen estar en todos lados. El cuadro es impresionante. Me hubiera quedado horas mirándolo, pero con tantos turistas era imposible.

IMG_7861

Luego recorrí la antigua sinagoga Santa María La Blanca, un edificio de fines del siglo XII, convertido en iglesia católica en el siglo XV. Es un buen ejemplo del arte mudéjar. Un poco más allá fui al Monasterio San Juan de los Reyes, mi preferido de los siete. Fue construido por orden de los Reyes Católicos a fines del siglo XV. El claustro es maravilloso así que no es raro que lo hayan utilizado como set de filmación. Y tiene unas gárgolas realmente bizarras.

Llegué finalmente al Puente de San Martín, un puente medieval sobre el río Tajo. Pero yo no crucé el río Tajo por el puente sino ¡en tirolesa! Sí, ¿por qué no hacer algo distinto? Por 10€ + 3€ de la foto, me lancé en tirolesa sobre el río más largo de la península ibérica. Volví, eso sí, por el puente.

Fui a almorzar una tapa de venado en salsa montañesa (4€) en Tornerías. Para mí fue suficiente, pero creo que para la mayoría se necesitarían dos tapas para almorzar. Tiene porciones generosas. Un lugar super recomendado para almorzar o cenar.

Los sábados a partir  de las 14hs  los museos son gratuitos así que fui al Museo Sefardí: sinagoga del Tránsito. Es un edificio de estilo mudéjar que da cuenta del pasado judío de Toledo. Después fui al museo que más me interesaba, el Museo del Greco. Sí, me encanta El Greco. Se trata de la reconstrucción de la casa de El Greco. Aunque no se trata de la verdadera casa del pintor, han procurado retratar el ambiente de la época. Tiene además una colección muy buena de cuadros.

Ahí decidí que era hora de volver al hostal. Paré en Di Bosco para un helado de Carrot Cake. Más tarde compré unos dulces deliciosos en San Telesforo y me preparé para el tour nocturno que había reservado en Cuéntame Toledo. Hay muchas agencias que realizan este tour nocturno así que me costó mucho decidirme. Al final opté por “Toledo secreto” (12€) y no me arrepiento. La guía fue genial. Se suponía que todo duraba 2 horas y 20 minutos (con una exhibición de esgrima), pero empezamos a las 20hs y terminé volviendo al hotel a las 23hs. Recorrimos los cobertizos, buscamos señales de duelos en las paredes y seguimos los pasos de Rilke, Buñuel, Rafael Alberti y Bécquer. Increíblemente me orienté lo suficiente en el nocturno laberinto de Toledo para volver al hostal.

Tenía hambre, así que compré para llevar un yakitori de pollo (brocheta) en Totoro Sushi, ubicado muy cerca del hostal (3€). Rápido y rico. Tiene buenos precios.

IMG_8112.JPG

Al otro día, después de desayunar, fui hasta la Puerta de Bisagra o Puerta de Alfonso VI. Luego retrocedí para dar la vuelta hasta el hermoso Puente de Alcántara. El río Tajo refulgía bajo el sol. Volví a cruzarlo y subí hasta el Alcázar. Como los domingos son gratuitos, aproveché para echar un vistazo al Museo del Ejército allí ubicado. No terminé de verlo todo porque es inmenso y quería visitar otros sitios.

Fui entonces a la iglesia del Salvador que contiene las ruinas de una mezquita del periodo Omeya. Subí a la torre, recorrí el patio y me impresionó la pilastra visigoda. Esta iglesia aparece en la novela picaresca El lazarillo de Tormes ya que el protagonista termina vendiendo los vinos del arcipreste de la misma.

Me dirigí luego a la catedral que había abierto sus puertas a las 14hs. Aquí sí había fila para comprar la entrada y es bastante cara: 10€ (incluye audioguía; recuerden que hay que dejar algún documento para llevar el aparato). Ahora me enteré que con esa misma entrada uno puede visitar el Museo de Tapices, pero ahora es tarde. La catedral es enorme y me llevó unas dos horas recorrerla toda. Es como un libro con la historia de España. Posee, por ejemplo, una capilla donde se celebra el rito hispano-mozárabe, una sillería que retrata escenas de la reconquista de Granada, un claustro, un inmenso retablo catequístico, una impresionante Custodia de oro y plata realizada con el oro de América, etc. Vale la pena visitarla.

IMG_7771

Estaba cansada pero todavía quería hacer un último recorrido. Así que realicé el city tour de Toledo Train Vision. Dura 45 minutos y es muy simpático. Cuesta 6.50€. Lo que más me gustó fue que nos llevó hasta el Mirador del Valle y nos dejó bajar para sacar fotos. Un sitio espectacular.

Cuando volví a la plaza Zocodover ya estaba famélica. Pensaba ir a comer a Valinor (básicamente porque me gusta Tolkien y Valinor es la Avalon de Tierra Media), un café cercano al hostal, pero tras esperar inútilmente que me atendieran, decidí ir a otro sitio. Fui caminando hasta las escaleras mecánicas del Paseo de Recaredo que tienen una subida de 40 mts en varios tramos. De este modo volví al centro de Toledo…otra vez. Terminé comiendo en Wamba, un bar pequeño donde pude cenar sin problemas algo muy básico. El servicio es rápido y sin pretensiones. Ahí sí volví al hostal para mi última noche toledana.

Salí al día siguiente antes de las 9 de la mañana. Dejé mi llave en recepción y caminé hacia la estación de tren. Era fácil porque todo era en bajada. Había mucha niebla. Tanto que parecía que estaba viajando en el tiempo. Las formas de la ciudad se borraban a medida que me alejaba. No pude volver a ver el Puente de Alcántara. Sólo su sombra borroneada entre la niebla. Tomé el tren de las 9:25 a Madrid pensando si con esa niebla el avión podría despegar. De repente, casi de manera mágica, todo se despejó.

A las 10:06 tomé el tren de cercanías al aeropuerto. Llegué, fui con el bus desde la terminal 4 a la 1 y realicé el check in para mi viaje a El Cairo. Almorcé en el Burger King del aeropuerto. Salimos con un poco de atraso pero salimos. El resto lo contaré en otra entrada.

IMG_7963

¿Qué comprar en Toledo? Muy simple: MAZAPÁN. Es la ciudad del mazapán. A mí no me gustaba pero el mazapán toledano me conquistó. También hay licor de mazapán. Ahora quiero más. Asimismo Toledo es famoso por su acero: pueden comprar cuchillos y espadas (desde la reproducción de la espada del Cid a la de Jon Snow). Otros productos típicos son sus artesanías de damasquinados (bellísimas), azulejos decorados, quesos manchegos o jamones ibéricos. 

Yo compré cosas ricas en Casa Pantoja Velasco ( c/ Real de Arrabal 20).

 

DATOS:

  • Hostal Sol. Check out a las 12hs. Horario de recepción entre las 8:00 y las 22hs. El teléfono de emergencias (por si no funciona la tarjeta que abre la habitación) es: 685 035 187.
  • La empresa Fly Toledo es la que se ocupa de la tirolesa sobre el Puente de San Martín.
  • Los museos son gratuitos los sábados después de las 14hs y los domingos todo el día.
  • Horarios del museo catedralicio: laborables de 10 a 18hs, domingos y festivos de 14 a 18:30. La entrada al museo es por la Puerta Llana en calle Cardenal Cisneros. El ticket se compra enfrente, en la santería de la catedral.
  • ¿Les interesa asistir a misa en la catedral? Tienen que ir a la Puerta del Reloj  en calle Chapinería (a la vuelta de la entrada al museo). Hay muchos horarios. La misa de 13hs es en la capilla aledaña. Días laborables: 8, 9 (conventual), 10, 10:30, 18:30hs. Domingos y feriados: 8, 9, 11, 12:15, 13, 17:30 y 18:30hs.
  • La misa de rito mozárabe es a las 9:00hs los días laborables y a las 9:45 los domingos y feriados.
  • Hay una tienda que vende -eso sí, muy caras – galletas exquisitas. Pueden pasar a probar como hice yo: http://www.lacuregourmande.es/
  • Otros sitios económicos donde comer: Al Madina (cocina india pakistaní), Tako Away (burritos, quesadillas y tacos), Restaurante Palacios (hay menúes desde 7,5€ para almuerzo o cena que cambian cada día).
  • La galletería La Cure Gourmande también tiene locales en Madrid, Sevilla, Zaragoza, Mallorca, Barcelona y Salamanca. Tienen hermosas cajas decorativas donde poner las galletas.
  • Toledo Train Vision: todos los días desde las 10am con una frecuencia de media hora. Varios idiomas.

RUTAS PATRIMONIO DESCONOCIDO (gratuitas y guiadas)

  1. Termas romanas (visita jueves 11hs + casa islámica del cardenal Cisneros).
  2. Cuevas de Hércules
  3. Cámara Bufa
  4. Tahona del pintor
  5. Tres Aguas
  6. Torre del Agua
  7. Convento de Santa Clara (martes 11hs visita guiada gratuita, sábados y domingos gratis en horarios específicos).
  8. Plaza del Ayuntamiento
  9. Visitas guiadas gratuitas: martes 17hs a la iglesia de El Salvador, miércoles 11hs a los Conventos de Santa Isabel y de Comendadoras), 17hs a la iglesia de San Sebastián y Baños de Tenerías, jueves 17hs a los restos romanos bajo la delegación de Hacienda y Nuncio Viejo, viernes 11hs a la cripta y capilla de San Jerónimo del convento de Concepcionistas, a las 17hs Baño del Ángel y salones islámicos del Cobertizo de las Doncellas, sábado a las 11hs en la mezquita Cristo de la Luz, a las 17hs hay tres rutas (Baños árabes y Tahona del pintor, Casa del Judío, Patios singulares de callejón de Usillos y Callejón de Menores), domingo a las 11hs visita a la Torre de San Román, iglesia de Sto Domingo el Real y sala capitular del convento de San Clemente).

Averiguar por más rutas en el CENTRO DE GESTIÓN DE RECURSOS CULTURALES DEL CONSORCIO DE TOLEDO.

 

IMG_8339

Música de viajes

Etiquetas

Así como existe la música de películas, también existe la música de viajes. Son esas canciones que por una u otra causa relacionás con un viaje en particular. Y escuchás esa canción e inmediatamente te acordás de lo que estabas haciendo y dónde estabas la primera vez que lo escuchaste.

Estos son los temas de mis viajes.

  • El primer viaje que realicé sin mi familia fue a los 16 años con el colegio. Fui a Huaco, a unas escuelas de frontera de la provincia de San Juan que mi escuela secundaria aún apadrina. Fue una experiencia muy fuerte en todo sentido. En el micro tuve el soundtrack de Serrat y Queen. Hermosa mezcla para un hermoso viaje de vida.

  • El viaje de egresados a Bariloche fue poco después del estreno de “Tango Feroz”, una película argentina que fue éxito de taquilla. Así que las canciones de la película estaban en todos lados.

  • La siguiente vez que viajé a Bariloche en 1999 terminamos cantando esta canción en Puerto Blest.

  • De Uruguay me traigo dos canciones muy diferentes.

  • En un Burger King de Ciudad de México me enamoré de este tema.

  • Este es un clásico. Lo pusieron en el Tren de las Nubes cuando llegamos al Viaducto la Polvorilla.

  • También en el norte justo pasaron este tema en el micro en el que iba de Humahuaca a la ciudad de Jujuy (el video fue filmado en Tilcara).

  • En Grecia me taladraron todos los días con este hit. Llegué a odiarlo, pero al final sirve para recordar esos momentos en un micro a Delfos o a Chania.

  • Finalmente, en el Planetario de Malargüe terminaron la proyección con esta canción. Para mí unida para siempre a esa noche.

 

¿A ustedes también les pasa?

Mar del Plata ♥

Etiquetas

, ,

Mar del Plata. Sí, no es un destino exótico pero me encanta. Además no queda lejos de la bulliciosa Buenos Aires: cuatro horas y media en auto, unas seis  en micro. Cada vez que puedo vuelvo a Mardel, la «perla del Atlántico». Es el balneario más importante y popular del país. Sin embargo, sus playas no pueden compararse con las de Brasil o el Caribe. Por un lado porque sus aguas son bastante frías. En verano se bancan porque afuera hace calor pero aún así me he pescado varios resfríos y otitis. Por otro lado,  el Mar Argentino tiene  corrientes constantes que agitan sus aguas e impiden que la arena del fondo se asiente. Eso provoca que sus aguas no sean cristalinas. Si tuviéramos periodos prolongados de viento calmo, la arena se depositaría en el fondo y habría mayor visibilidad. Todos dicen que el Mar Argentino es sucio. No tanto: “… el agua no es turbia de por sí, sino que es la arena suspendida que se remueve por el efecto del viento y las olas lo que le da el color que conocemos. Y esto se acentúa cerca de la orilla con el romper de las olas”, dice un oceanógrafo.

Y sin embargo, Mar del Plata se ha ganado un rincón de mi corazoncito. Tal vez porque tengo amigos allá que me abren las puertas de sus casas cada vez que voy. Tal vez porque tiene una mezcla exacta de locura de ciudad y paisaje de infinito. No sé. Es un misterio. Ni siquiera me molesta ir en pleno enero cuando se llena de gente.

plus_ultra_by_elainn-d4w9ygl.jpg

¿QUÉ HACER EN MAR DEL PLATA?

La primera respuesta es, obviamente, ir a la playa. Aunque más no sea para caminar por la orilla del mar al compás de las olas. La playa más famosa es la céntrica Bristol con su monumento al Lobo Marino y la foto obligada. Pero se trata de la playa más poblada y más sucia. Desde el Torreón del Monje y, atravesando la feria de artesanías que se arma los fines de semanas, se llega a la playa Varese, una mejor opción cerca del centro de la ciudad. Pero aún hay mejores si bien para ello deberías acercarte en auto o tomar los colectivos 221 o 581 que van bordeando la costa. En primer lugar se encuentra Punta Mogotes y sus balnearios. Luego, a partir del faro al que no se puede acceder, están las playas del faro, las más alejadas. Mi favorita es la última: Playa Serena, que acaba abruptamente en un acantilado. No suele haber mucha gente. Yo recorrí caminando todas las playas desde el faro.

death_in_mar_del_plata_by_elainn-d4w6mwq

Si ya se aburrieron de las playas pueden visitar museos y edificios históricos. Mi favorita es la Villa Ocampo, la casa de veraneo de Victoria Ocampo: “La villa fue adquirida en Inglaterra a la firma Boulton & Paul Ltda. Este edificio de madera (bungalow) era producido por dicha firma proveedora de la corona para sus colonias y empresas en América del Sur. Fue construida en 1912, para Francisca Ocampo de Ocampo, tía abuela y madrina de su futura oropietaria. Trasladada en barco y armada totalmente sobre una estructura de hierro, la casa principal tiene un estilo de diseño inglés.” Colectivo 511.

Otro sitio para ir un día de lluvia es el Instituto Unzué, un antiguo asilo de huérfanos. Hay visitas guiadas. El oratorio tiene una araña fenomenal. La casa del puente / casa del arroyocasa del puente / casa del arroyo es un destino obligado para amantes de la arquitectura (bus 531/532). Y el Teatro Colón, además de ser un edificio neocolonial con interiores moriscos, cuenta siempre con obras a bajo precio.

Pueden ir a museos, como el de Arte Contemporáneo (MAR) y sacarse una foto con el  lobo marino gigante de alfajores dorados (bus 581/221), el Castagnino también de arte (que vale por su edificio, bus 581/221), el Museo de Ciencias Naturales para ir con chicos y el pequeño museo de arqueología en la zona de Punta Mogotes. La casa Bruzzone en el bellísimo barrio Grosellar (un barrio hobbit) muestra el atelier de Alberto Bruzzone, fundador del realismo rioplatense.

Si prefieren el turismo religioso, vayan a la Catedral neogótica (1905), la iglesia Stella Maris y la Gruta de Lourdes (bus 522/533).

up_by_elainn-d31c9e8.jpg

Y hay más. El colectivo 571, por ejemplo, los lleva al Puerto. Allí pueden comer en alguno de sus restaurantes, comprar pescado fresco o simplemente caminar a la reserva de lobos marinos y tal vez dar una vuelta en catamarán. Tienen el Crucero Anamora en la dársena B y el crucero Encuentro’s en el club de motonáutica. En el Puerto también está la reserva faunística de lobos marinos en la escollera sur (bus 221/511 excepto “G”).

Si se animan y van hasta el extremo de la escollera sur (unos 2,8 kms “mar adentro”), llegarán hasta el monumento a San Salvador, patrono de los pescadores. Dicen que es el mejor mirador de la ciudad. Uno puede hacer parte del trayecto en auto.

¿Te gusta ver vidrieras? Para eso lo mejor es caminar por la Güemes o la Peatonal y luego contrastarlas. Pueden continuar en el Paseo Aldrey (el shopping ubicado en la antigua terminal de colectivos) o en el shopping Los Gallegos. Y por favor, si están de compras vayan a  Cerámica Kookai. No tengo ninguna vinculación con ellos pero me encanta lo que hacen.  Tazas y platos de cerámica, adornos, etc. Todo de una calidad exquisita. También hay muchos puestos de artesanos: cerca del Torreón (otro lugar imperdible), frente a la Catedral y en la Diagonal Pueyrredón.

¿No les importa alejarse un poco? Si van con chicos tienen los parques acuáticos Aquasol, Aquopolis (bus 511 “G”) y el Aquarium que no me interesa porque no me gusta la idea de delfines encerrados (bus 581/221).

1378024_10201930544566698_1717550078_n.jpg

El Puerto

Un poco más allá está Sierra de los Padres (colectivo 717). Para mí es una visita obligada porque ¡me fascina! Tiene un centro comercial super pintoresco como el Paseo de la Cumbre con su vista panorámica y sus pasarelas en madera. Siempre me pierdo mirando adornitos artesanales. También se puede almorzar. Yo he ido dos veces a “El ciervo rojo” a comer parrillada. Aunque no fui, la parrilla Rhiannon tiene muy buen aspecto. También en la cumbre está la Gruta de los Pañuelos, donde la gente le lleva pañuelos a la Virgen. Y luego pueden treparse por entre las piedras. Está en la cumbre de la sierra (se ingresa por el camino Padre Luis Varetto, luego se pasa por el arco de la entrada y se continúa por Av. Argentina siguiendo el circuito Gral. San Martín).

En la parte inferior está el Paseo de la Sierra, el Paseo de la Aldea y el Paseo Paso de las Cabras. A mí me gustaba mucho una casa de té llamada Rustika que estaba justo en el acceso. Creo que ahora se llama Je t’aime. A la salida de Sierra de los Padres hay algunas parrillas y varios puestos de frutas y verduras… Existía un zoológico (al que nunca fui) pero cerró este año.

A pocos kilómetros se encuentra la Laguna de los Padres, ideal para hacer un picnic frente a la laguna o visitar las ruinas de la Reducción Jesuítica de 1746. Para tomar mate y relajarse. La Reducción Nuestra Señora del Pilar se encuentra en el km 12 de la ruta 226. El colectivo 717 no ingresa a la laguna, hay que bajar en la 1º entrada desde Mar del Plata, caminar por Av. de los Misioneros 1,5km, doblar a la izquierda por Félix de Ayesa y avanzar 400 mts. Abre de lunes a sábados de 10 a 17hs.

our_lady_of_pilar2_by_elainn-d31z0t3.jpg

Un poco más lejos pueden ir al bosque energético, ubicado en Miramar (a unos 50 kms de Mardel), un bosque donde se respira otro ambiente. Árboles curvados y un extraño equilibrio. Es un lugar casi mágico, muy cerca del mar. Queda cerca de la ruta 11, entre Miramar y Mar del Sur. Si van a Miramar, no dejen de visitar el Bosque del Vivero. Aire puro, juegos para niños, una gruta de Lourdes, un museo etnográfico, lugares donde comer, etc.

Antes se encuentra Chapadmalal (a menos de 25km al sur). Allí, durante la presidencia de Juan Domingo Perón, se inaugura el turismo social. Entre 1947 y 1952 miles de jóvenes hijos de obreros pudieron ir de vacaciones al gigantesco complejo que aún es posible visitar.

Hacia el norte de Mar del Plata tienen playas tranquilas como Mar de Cobo (30 kms) con médanos con olor a eucalipto. Más allá aparecen Mar Azul y Mar de las Pampas enmarcadas con árboles. Luego, a 110kms llegamos a Villa Gesell. De Villa Gesell sólo conozco El Viejo Hobbit. ¿Nunca fueron? Están perdiendo uno de los placeres de la vida: cerveza artesanal (descubrí que me gusta la roja), buenas picadas, fondue, wafles y un ambiente de película. ¡Hasta tiene puertas y ventanas redondas!

Finalmente en San Clemente (212kms) hay termas marinas, un faro que les permite ver donde las aguas del Río de la Plata desembocan en el Mar Argentino y un parque al que fui tres veces cuando era chica, pero que ahora me molesta al saber cómo viven la orca y los delfines: Mundo Marino. Yo también fui a las  instalaciones de las termas cuando se llamaban “Bahía Aventura”, aunque entonces no se sabía aún que había agua termales.

playa alfar

¿DÓNDE HOSPEDARSE EN MAR DEL PLATA?

Aunque ahora ya no voy a hoteles, he conocido muchos a lo largo de los años. Aquí les paso la lista.

En 1996 me becaron para asistir como estudiante de la ENERC al Festival de Cine. Me hospedé en el Hotel Albamar. Según las fotos que veo ahora y las críticas, parece que ha mejorado mucho. Se encuentra a metros de la playa La Perla. En la esquina hay una heladería donde muchas veces improvisé una comida.

Nuevamente me becaron en 1997, pero esta vez fui al Hotel Punta del Este. Me gustó mucho más. La habitación era más amplia y el desayuno muchísimo mejor.

En 2003 fui otra vez al Festival de Cine pero trabajando para el INCAA. Me alojé en dos hoteles. En el más humilde Castellón que cuenta con un buen restaurant y en el Estocolmo. El Estocolmo es el hotel que más me gustó de Mar del Plata. Habitación enorme, baño con secador de pelo. Muy cómodo, desayuno muy rico.

Al año siguiente fui a un congreso de Letras. Esta vez sí me pagué el hotel. Lo eligió una amiga cerca de donde se realizaba el congreso. Fuimos por tanto al hotel Bologna. Es pasable en tanto y en cuanto se hospeden en el primer piso, lejos de la recepción.

Volví a un congreso en el 2007 y fui a un hotel que me recomendaron cerca de la vieja terminal. El hotel Roma es una buena opción si buscan un sitio económico, confortable y bien ubicado. Si tuviera que buscar un hotel barato en Mar del Plata, creo que elegiría este de nuevo.

El último hotel donde me hospedé fue el Edén Azul en 2008, para unas vacaciones improvisadas. No me convenció en lo absoluto. Primero me dieron una habitación cerca de la recepción donde no se podía dormir. Al otro día me pasaron a la 4, que era mejor pero aún así no volvería. No tienen desayuno. Tuve que ir a la otra cuadra al café “La Luna”.

Un alojamiento que conozco porque pasé una tarde con amigos pero donde no me alojé es La Casa del Balcón. El lugar es precioso. No sé si todavía funciona como hostel.

Tengan en cuenta que hay hoteles para todos los gustos y presupuestos.

fishing_by_elainn-d31m56p

¿DÓNDE COMER?

Así como es amplia la oferta hotelera, también lo es la gastronómica. Sólo nombraré algunos lugares donde recuerdo haber ido.

Una visita obligatoria es el puerto. Es mi oportunidad de comer pescados y mariscos frescos. Siempre voy a Santa Rita porque me parece fresco y rico. En Minipez comí empanadas de atún, también muy buenas. Igual prefiero Santa Rita.

Ya en el centro de Mar del Plata, remarco aquellos que se destacan de los demás. Uno fue “La cebolla” donde comí unas deliciosas salchichas con chucrut. Creo que no existe más. También de comida alemana es El Caballito Blanco aunque aún lo tengo pendiente.

Hardy, en la calle Güemes, es caro pero tiene el mejor ambiente y decoración. Sólo probé un tostado así que mucho no puedo opinar sobre la comida. Pero vale la pena ir al menos una vez. Asimismo cerca de la Güemes se encuentra Tisiano, un restaurant con aspecto de taberna del siglo XVIII (parece que justo lo clausuraron por un problema de impuestos).

Por supuesto, un clásico es el Torreón el Monje con toda su magia. Al menos tenés que ir a tomar un café mirando el mar. Ideal para días lluviosos. Es un ícono de la ciudad. Si les gusta estar al lado del mar, otra recomendación es el Club de Pescadores en el espigón.

Para aquellos que prefieren un pub, pueden ir al Dickens. Tragos y buena música de jazz.

Otros sitios donde comí o tomé algo: La esquina en calle Güemes (lamentablemente cerró el restaurant Atalaya que estaba en la misma cuadra y al que iba cada vez que viajaba a Mardel), el café Handy y la Piazzeta tampoco existen más (se nota la crisis económica del país), La Peatonal, Montecatini (muy bueno risotto con hongos), La Fontaine donde me llené de ñoquis y el café de La Fuente.

Para aquellos que optan por comida para llevar, hay tres rotiserías que he probado: Fátima (Alberti y Olavarría), Danela (Av. Colón y Alsina) y El Brasero (Rivadavia y Entre Ríos). En verano se llenan. El Brasero también tiene tenedor libre.

¿Qué me quedó pendiente? Bueno, todavía no conozco el mirador de la Torre Tanque en el punto más alto de la Loma Stella Maris, el Museo de Submarinos (bus 581/221), los parques acuáticos o el Ecoparque (bus 715, ruta 88 de estación Chapadmalal km 8,5, doblar a la izquierda por el Camino de las Canteras). 

Otros sitios: Villa Mitre-archivo museo histórico municipal (bus 511), el Museo Municipal José Hernández en la ruta 226, km 13,5 de Laguna de los Padres (el colectivo 717 no ingresa a la laguna, hay que bajar en la 2º entrada desde Mar del Plata y caminar por Camino del Cabildo Indígena 800 mts, no abre los miércoles), visita guiada a la Cervecería Antares (bus 543, se reserva por email: bardelafabrica@cervezaantares.com), Granja La Piedra (Estación Chapadmalal, bus 715 km 8,6 ruta 88, doblar a la izquierda por el Camino de las Canteras 3,4km y doblar a la izquierda 350 metros). 

En Chapadmalal pueden visitar el Museo Eva Perón en el hotel nro 5. Paseo Costanero Sur, km 19,5. Lleva el ómnibus Rápido del Sud (cartel a Miramar) y línea 511 “CH” (cartel a Chapadmalal). Abre de lunes a sábado de 8:30 a 16:30hs. 

1377568_10201930546006734_2064096964_n.jpg

DATOS:

  • Si quieren recorrer la costa, a más de 400km al sur se encuentra Monte Hermoso con la posibilidad de turismo arqueológico con el Yacimiento el Pisadero, con huellas de pisadas humanas de hace 7000 años. La reserva natural Pehuén Co-Monte Hermoso está catalogada como una reserva geológica, paleontológica y arqueológica. El Balneario Pehuén Co está rodeado de bosques. Sierras de la Ventana también queda cerca de Monte Hermoso. Quiero conocer toda esta zona.
  • Todos los colectivos excepto el 221 que funciona con billetes, utilizan la SUBE.
  • Paseos marítimos Turimar. Salidas diarias cada 60 minutos desde las 11:30 a las 18hs, banquina de pescadores. Tel: 156-945047. Precios 2017: salidas de 60 minutos hasta playa Bristol y Casino $190, salidas de 50 minutos hasta Cabo Corrientes $180, salidas de 50 minutos por el interior del puerto $170.
  • Rincón Maya en la feria artesanal Torreón Varese. Silvia y Eduardo (0223) 492-0624/154261390. creacionescaban@gmail.com
  • Hay dos escuelas de Surf: Mar del plata Surf School en el balneario 8 de Playa Grande y MDP Surf Club en Bahía Varese.
  • Se organizan salidas de pesca marítima: ABC Sandokán, Aquafish, Crucero Encuentro’s, El Barco, Mako Team, Proa al Sol, Raptor.
  • Si les interesa algo más arriesgado tienen parapente (Parapente Mar del Plata y Parapente MDQ) o paseos aéreos (aeroclub Mar del Plata-Batán, Flight South Vuelos, MDQ Servicios aéreos).

ANEXO ABRIL 2018

Fui a Mar del Plata por el feriado de Pascua. Lo único nuevo que conocí fue en el extremo de Punta Mogotes: el Mirador Waikiki. Pueden ir en el 221 (con billetes, $10) o el 581 (con tarjeta Sube). El Mirador, una “pagoda” blanca, se encuentra una vez que terminan los balnearios de Punta Mogotes. Es la última playa antes del faro. Tiene una playa pública y otra más recóndita a la cual se accede desde el mirador. Hermoso lugar. Me dijeron que por $300 se puede pasar el día (tiene dos piletas). El restaurante es muy lindo pero caro. Calculen un almuerzo a $250 como mínimo (sólo efectivo). El lugar lo vale.

Si les interesan las conservas de pescado, recomiendo La Vasca, Rivadavia y La Costa/ Av. Colón y Las Heras.

Rotiserías y sitios donde comprar comida para llevar (prefijo telefónico *0223):

  1. Las Pepas. Empanadas grandes y baratas pero no ricas. No las recomiendo. (Alberti 1555).
  2. La Salteñita. Empanadas, tamales y locro salteño.  (Alberti 1437). 486-3135. Restaurant y rotisería. Un pollo entero con fritas $230. Plato del día $120.
  3. Loris. Pizza de muzzarella a $80. Menúes a $75. (Alberti 1633). 486-3219.
  4. El Potrillo. Asado a las brasas, parrilla y papas fritas espectaculares.  (Belgrano 2766). 493-4791.
  5. El Lechón Rengo. Las papas fritas salen crudas pero las rabas son deliciosas. (Almte Brown 2337). 494-8477.
  6. El Cañón. Panadería en la esquina de Av. Colón y Córdoba. Abre todos los días.

Mis dos viajes a San Martín de los Andes

Etiquetas

, , , , ,

Otro sitio que visité más de una vez en la Patagonia es San Martín de los Andes, provincia de Neuquén. Las dos veces viajé desde Bariloche (2009/2011). San Martín cuenta con un aeropuerto y hay vuelos directos desde Buenos Aires, pero suelen costar el doble que los vuelos a Bariloche. Lo que hice en ambos casos fue conjugar Bariloche con San Martín de los Andes y hacer el recorrido en micro. Hay dos empresas que lo realizan: Via Bariloche y Ko-Ko. La ruta más común en verano va por los siete lagos así que es un paseo panorámico. Largo pero panorámico (son unas cuatro horas). No sé si fue por la empresa con la que viajé (Albus) pero me tocaron micros sin baño y que paraban para subir y bajar mochileros. La Patagonia está llena de mochileros para esas fechas. El único baño disponible fue entonces el de la pequeña terminal de Villa la Angostura. Sí, lamentablemente lo único que conozco de La Angostura es el baño de la terminal. Un consejo: no vayan sobre la hora a sacar el pasaje.

Una vez en San Martín de Los Andes me alojé en el barrio las Pendientes del Cerro Chapelco. Resulta que mi primo es dueño del Complejo Casa de Piedra así que tenía hospedaje gratuito. No voy a hablar de las cabañas porque es obvio que voy a ser parcial. Sólo diré que si van en auto y quieren un paisaje espectacular, es una buena opción. Para mí, despertarme y ver cóndores más allá de los ventanales ya era un sueño. Si van por su cuenta sin vehículo, creo que lo mejor es buscar un hostel u hotel en el pueblo. Hay un colectivo que va desde la terminal de San Martín a la base del cerro (a unas siete cuadras del complejo), pero no es muy fiable.

Por otro lado, si van en auto, tengan en cuenta que toda la zona de San Martín de los Andes es más de ripio que de otra cosa.

1927820_1090364260788_9129_n.jpg

Bueno, como decía. Hubo noches donde dormí en alguna de las cabañas (si no había huéspedes), pero en general lo hice en la casa de mi primo. Ahora esa casa se ha convertido en la cabaña Cóndor ya que mi primo no vive más ahí.

El cerro Chapelco es hermoso aunque un tanto solitario si hace mal tiempo. No está lejos de un bosque de lengas atravesado de arroyos. Hay dos rutas para subir. La oficial y una más agreste a la vera de la cual viven los mapuches. Se tarda una media hora desde el pueblo. Si van en invierno pueden disfrutar de un completo centro de ski, si van en verano como yo pueden aprovechar de Chapelco Aventura. Yo fui un día y lo pasé de diez. Uno puede usar las sillas, deslizarse por un trineo-tobogán gigante (lo mejor), practicar arquería,  canopy, etc. Cuando yo fui además había cabalgatas, arborismo y paintball. Puede ser una opción si van con chicos.

Si quieren recorrer la zona lo mejor es ir con una 4×4 o no tenerle miedo al ripio. No hay mucho transporte público así que si van por tu cuenta sin vehículo les quedan dos opciones: hacer dedo o contratar un tour. Yo tuve la suerte de poder conocer varios sitios con mi primo y su esposa.

Uno de los mejores paseos fue a Hua Hum (“agujero en el cielo”), en la frontera con Chile (hay un paso internacional). Tras más de 30km por la ruta 48 y bordeando el lago Nonthué, llegamos a la Hostería Hua Hum y un Paisaje de ensueño. El río Hua Hum, un bosque en apariencia virgen, tanto verde que hería a la vista… Hay un “castillo” y un camping. Nosotros cruzamos el río Hua Hum y fuimos hasta la casa del guardaparque que era amigo de mi primo y que nos invitó a dormir. Hay un colectivo de línea que va desde San Martín de los Andes a Hua Hum.

fisherman_by_elainn-d31c7f1.jpg

Mientras los demás charlaban, mi primo me llevó a conocer Puerto Pucará (entre el lago Lácar y el Nonthué), el muelle con su playa tranquila, arrayanes y el puente colgante sobre el río Pucará. Dicen que ahora se llena de gente. Hay otros campings por el área.

Volvimos y se puso a cocinar pollo al disco bajo las estrellas. Probé entonces un vino rosado con frambuesas. Una extravagancia.

termas agua bien calienteAl otro día salimos por la mañana hacia el lago Queñi por un camino rústico, vadeando ríos y divirtiéndonos como locos. Desde el camping del lago se puede acceder a unas termas recónditas y naturales. La ida me llevó una hora pero valió la pena. Las termas de Queñi son únicas, mágicas. Agua bien caliente. Es un lujo inesperado. Recuerden llevar traje de baño!!!!

Volvimos e improvisamos un almuerzo frente al lago: un tupper con arroz hervido mezclado con el contenido de una lata de mariscos. Riquísimo y fácil.

De regreso a San Martín paramos en el sendero a la Cascada Chachín. Es una cascada bastante caudalosa en plena selva valdiviana. Tiene una caída de 30mts. El ascenso lleva una media hora. Es muy fácil. Yo lo hice descalza porque estaba cansada de la caminata hasta las termas.

Fue un día inolvidable.

shades_of_green_by_elainn-d3a7wxq

Bahía de Yuco

Pueden hacerlo contratando dos tours: el de Hua Hum y Cascada Chachín, y el de Termas de Queñi que incluye Bahías de Yuco y Hua Hum.

Si van al pueblo de San Martín no dejen de robar el helado de la Abuela Goye (aunque ahora tiene sucursales en Buenos Aires). Yo probé un cucurucho de chocolate Goye y  crema torta selva negra con guindas. Una locura. Tendría que ver si en la sucursal que hay a dos cuadras de casa (y adonde nunca fui porque a uno le cuesta hacer de turista en su casa) tienen los mismos gustos. Creo que no. También visiten la feria artesanal. Me quedó pendiente ir a la Casa de té y chocolatería El Hobbit.

Mi primo me llevó otro día a Bahía Yuco donde se puede practicar kayak. Es una playa hermosa de aguas turquesas. Lástima que el lago Lácar es tan frío, porque parece una playa del Caribe. Igual muchos se meten a nadar.

¿Qué hice por mi cuenta? En primer lugar tomé el catamarán de la Naviera L&N a la Villa Quila Quina (Parque Nacional Lanín). El trayecto dura media hora y cuesta $380 según me fijé recién en la página. Tiene tres horarios en el día. Del trayecto por el lago Lácar lo que más recuerdo es el cerro Abanico.

Llegamos a Quila Quina y yo realicé el sendero hasta la Cascada de Arroyo Grande. Hay que pagar una entrada a la comunidad mapuche que cuida el lugar. La cascada es muy pequeña pero en el sitio se respira mucha paz. Uno no quiere irse del lado del arroyo. Tal vez no se trate de un paisaje espectacular, pero te llena el alma.

De vuelta en el muelle me senté en el resto bar Quila Quina donde tomé un delicioso licuado de frambuesa con jugo de naranja. En Quila Quina también hay campings y playas. No mienten cuando dicen “usted llegó al paraíso”.

A la noche fuimos al centro de San Martín a comer en Pizza Cala. Muy buena pizza.

quila_quina_waterfall_by_elainn-d3a37wu

Otra cosa que hice sola fue comprar un tour que me había recomendado mi primo: lago Huechulafquen y Volcán Lanín. Lo conseguí en Los Alerces turismo. Es una excursión OBLIGATORIA.

Tuvimos varias paradas:

  1. Primero fuimos a Junín de los Andes y al Santuario Virgen de las Nieves y Laura Vicuña. Es una hermosa iglesia con elementos de la cultura mapuche. Recorrimos la feria artesanal de Junín de los Andes y seguimos viaje.
  2. Bordeamos el río Chimehuin por la ruta 61 hasta llegar a uno de los sitios más bellos que vi en mi vida. Desde la ventanilla de la combi empezamos a ver el nacimiento del lago Huechulafquen. De repente paramos y la guía nos hizo bajar. Y entonces fue… no sé cómo explicarlo. Nos quedamos todos con la boca abierta. Era tanta la belleza que no había palabras. Descendimos hasta la orilla del lago, envueltos por esa especie de sueño maravilloso en 360º. Saqué fotos, claro está, pero ninguna de las fotos refleja la magnificencia del paisaje. En principio acusé a mi cámara y le pedí a otra persona con una réflex que me mandara sus fotos. Lo hizo y fue lo mismo. Así que no piensen que en vivo es igual a la foto que voy a colocar. No, nada que ver. Imaginen el lago a sus pies. Frente a ustedes el majestuoso volcán Lanín y abrazándolo, más montañas.
  3. Continuamos por la ruta hasta el ingreso sur del Parque Nacional Lanín. Nos adentramos en el bosque patagónico. Almorzamos entonces frente al cerro Los Angeles, junto al lago. Hay muchísimos campings, no recuerdo en cuál paramos aunque puede ser el Bahía Cañicul.
  4. En Puerto Canoa subimos a un catamarán (esto se paga aparte pero no se lo pierdan) para recorrer los lagos Huechulafquen y Epulafquen. Pasamos por la isla de los Chivos y el Escorial, un río de lava solidificada hace 500 años (producto del volcán Achén Ñiyeu). Sobre el Escorial hay un bosque enano de coihues…¡coihues bonsai!!! Nos contaron que había también un volcán sumergido pero no pude corroborar esa información. Sí hay  unas termas. Fue ahí donde saqué la foto que enmarca la parte superior del blog: pueden ver el volcán Lanín nevado a la izquierda y abajo el Escorial con sus coihues bonsai.
  5. Volvimos a la combi y fuimos a la orilla del lago Paimún. Merendamos unas riquísimas medialunas. Allí está la pintoresca capilla María Auxiliadora del Paimún. Extrañamente adentro hay vitrales inspirados en Tolkien. Parece sacada de un cuento de hadas.

¿Aún están dudando de viajar a San Martín de los Andes? Yo todavía no conocí el sendero al mirador Bandurrias ni el lago Lolog. Hay otras cascadas como la Ñivinco y el Parque Nacional Lanín es enorme. Si estuviera en buen estado físico me gustaría subir al volcán. Es mi favorito.

the_most_beautiful_place_by_elainn-d3adayl.jpg

Lago Huechulafquen

DATOS:

  • Horarios actualizados de buses de Bariloche a San Martín de los Andes: a las 9hs y a las 14:30hs.
  • El castillo de Hua Hum: “El lugar sedujo a empresarios o nobles alemanes y de otros países de Europa central, que se afincaron aquí tras comprar sus estancias. Rupert von Haniel y su esposa acaban de concluir la construcción de un castillo, similar al que tenían en Europa, en su estancia Lemu Cuyen (Bosque de luna). La imponente mansión, edificada sobre los planos de una fortaleza románica del siglo XV, con tejas negras, se ve desde la ruta, enmarcada por el lago y el río. Se alza sobre tres plantas y dicen aquí que está decorada con muebles del 1500. También es posible alojarse en la estancia.” Diario La Nación.
  • Ojo que en algunas partes está la siniestra “chaqueta amarilla”, una avispa bastante jodida.
  • La empresa Ko-Ko realiza los recorridos a Hua Hum y al cerro Chapelco. No tengo los horarios actualizados.
  • El Hobbit: G. Saurel 432 Vº La Cascada.
  • La Naviera también realiza excursiones lacustres a Hua Hum, Chachín e isla Santa Teresita. Alquilan kayaks y botes.
  • Termas de Lahuen Co en el Parque Nacional Lanín. Existe en el lugar un alojamiento con spa. Un sitio muy exclusivo (ni quiero imaginar el precio). Imaginen que no hay nada a la redonda excepto paisajes de película. http://www.lahuenco.com/
  • Hay tours a las termas de Lahuen Co si no quieren hospedarse ahí.

mountain_chapel_by_elainn-d3arng4.jpg