Etiquetas

, ,

Del aeropuerto de Madryn al hostel fui en una combi de Transporte Aitue que me salió $30. El aeropuerto no queda muy lejos de la ciudad así que enseguida pude llegar a La casa de Tounens. Luego de pasar por la oficina de turismo y pedir la tabla de mareas, fui al Museo Provincial del Hombre y el Mar (museo oceanográfico). La entrada para argentinos sale $5. Es un museo pequeño, pero el edificio es precioso y tiene un mirador (el museo cierra los domingos). Lamentablemente no pude ver el calamar gigante porque estaba en revisión. Al otro día asistí al museo para una charla sobre orcas con el especialista Juan Carlos López. Muy interesante.

“La expectativa máxima de vida en libertad de las hembras es de 80 años, y 50 años en los machos. El promedio de vida es de 29 años en los machos, y de 50 años en las hembras. El promedio de vida de las orcas en cautividad es de 11 años.” Por favor, visiten la página http://www.freemorgan.org/ y firmen para liberar a la orca recientemente capturada.

Cerca del hostel se encuentra el supermercado La Anónima (H. Yrigoyen 76) donde compré algo para tomar. Para comer, si uno quiere evitar ir a un restaurant, hay varias rotiserías que venden comidas para llevar (en la esquina del hostel hay una con comida casera muy buena). También está el patio de comidas del supermercado Vea (Belgrano 370).

Hay otro día fui con el colectivo 2 que pasa por el centro ($2,50 en monedas) hasta la universidad de Puerto Madryn. Desde allí se puede ir caminando por la playa hasta Punta Cuevas, el museo del Desembarco, el monumento al indio Tehuelche y el Ecocentro. El lugar es hermoso.

Al mediodía fui con una chica que conocí en el hostel a la Playa El Doradillo para ver a las ballenas que se acercan por montones a la orilla. No hay transporte público para ir al Doradillo. Por lo que si uno no tiene auto, las opciones se reducen a dos: ir en una excursión con una agencia ($ 180 por persona) o tomar un taxi ($ 220 el viaje). Como éramos dos nos convenía un taxi así que contratamos uno en la terminal. TAXI TERMINAL 447-4177. El taxista nos esperó 45 minutos mientras sacábamos fotos y nos congelábamos. Al Doradillo hay que ir en MAREA ALTA. Las ballenas se acercan a la playa desde junio a octubre.

Luego almorzamos en Olinda (el único restaurante abierto a esa hora). El ambiente y la comida son buenos, pero nunca vi mozos más antipáticos. Querían que nos fuéramos para cerrar y ni siquiera trataban de fingirlo. Dicen que para comer mariscos el mejor lugar es Mariscos del Atlántico  y para comer cordero es La Estela. Como no fui a ninguno de los dos no puedo comentar nada.

El viernes fue finalmente el día en que fui a Península Valdés. Tomé la excursión con la agencia Alora Viaggio que era la más barata ($ 250 en efectivo). Sin embargo, no fuimos con un guía sino con un chofer apurado. Vimos el amanecer en la playa El Doradillo (sin ballenas porque era marea baja), pagamos los $ 40 de entrada a la península (es más caro para extranjeros) y paramos un rato en el centro de interpretación. No mucho. Obviamente el chofer no nos explicó nada. Apenas tuve tiempo para una recorrida y para pasar al baño.

No recorrimos toda la península. Fuimos hasta Punta Cantor y Caleta Valdés para sacar fotos y luego a la lobería. De lejos, vimos guanacos, maras y choiques. Y obviamente lobos o leones marinos.

Almorzamos en Puerto Pirámides en un sitio carísimo adonde nos arrojó el chofer. Como estábamos famélicos no discutimos. En Quimey Quipán un sandwich pedorro de atún estaba a $50 + $8 de cubierto. Un afano.

Finalmente embarcamos para el avistaje. Aquí sí recomiendo la empresa Hydro Sport. El precio es standard y todas las agencias cobran lo mismo: $ 370 en efectivo.

El avistaje fue magnífico aunque debido a que el mar estaba picado mucha gente se descompuso (yo me salvé). Pude sacar fotos a las ballenas, pero no tan cerca como hubiera deseado.

El chofer no nos dejó ni ver las fotos del avistaje y nos hizo correr al auto para volver a Madryn. Por suerte luego pude volver a Puerto Pirámides y desquitarme. Me dio mucha bronca.

A la noche también vimos ballenas cerca del muelle de Madryn.

ImagenLobería de Península Valdés.

Anuncios