Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Como porteña – esto es, nativa de la ciudad de Buenos Aires, Capital Federal de la República Argentina – decidí ponerme a pensar qué lugares aconsejaría a un extranjero visitar. Muchas veces la gente viene sin tiempo y seguramente termina arrastrada por falsa promociones. Organicé varias alternativas que espero les gusten:

CUATRO DÍAS DE LOCOS

¿Venís a Buenos Aires por sólo 4 días? Bueno, esta es tu opción. Aconsejo utilizar la ayuda de Google Maps para ir siguiendo los recorridos.

Día 1: Casco histórico. Lo primero que tenés que conocer es el centro de Buenos Aires.
Lo mejor es empezar por Puerto Madero, el barrio más nuevo y lujoso de la ciudad. Si bien esa zona da para dedicarle un día entero, aquí les doy la versión resumida. Puerto Madero tiene entradas a la ciudad (téngalo en cuenta porque no los lleva cualquier calle que vaya al este). Vayan por Juan Domingo Perón hasta Juana Manuela Gorriti. Doblen hacia la derecha y caminen con dirección sur. Van a ver el Puente de la Mujer, que es una bella obra de arquitectura moderna. Si tienen tiempo, visiten la fragata Sarmiento (un navío del siglo XIX que ahora funciona como museo). En la calle Azucena Villaflor, tuerzan hacia la salida de Puerto Madero y sigan derecho por Avenida Belgrano. Van a pasar por la Aduana y el teatro Colonial. En Belgrano y Defensa, visiten el convento de Santo Domingo (fines del siglo XVIII), convento de los dominicos donde descansa el creador de la bandera argentina: Manuel Belgrano. Allí, en el denominado Camarín de la Virgen, se encuentran los estandartes tomados a los ingleses durante la segunda invasión. La iglesia estuvo en el medio de la lucha entre los ingleses y los criollos. Las balas que estaban incrustadas en la torre fueron reemplazadas por tacos de madera que aún pueden verse.
También por Defensa y a sólo dos cuadras, en la esquina de Defensa y Alsina, van a encontrar el convento de los franciscanos. Si bien la iglesia es del siglo XVIII, la fachada tuvo que restaurarse y en 1911 se le dio ese estilo barroco que se contrapone a su severidad neoclásica. Como fue quemada en 1955 (igual que el convento de los dominicos) no tiene ni el retablo ni el altar original. Enfrente del convento recomiendo entrar a la farmacia La Estrella, museo viviente de la ciudad.
Siguiendo por Alsina, pueden probar un café La Puerto Rico, un bar notable de Buenos Aires. En Alsina y Bolívar se encuentra la iglesia más antigua de Buenos Aires, antaño de los jesuitas. La iglesia San Ignacio de Loyola es de principios del siglo XVIII y actualmente ha sido restaurada. Ya allí pueden vislumbrar la figura colonial del Cabildo de Buenos Aires, lamentablemente mutilado (Bolívar e Hipólito Irigoyen). Personalmente me parece que no vale la pena visitar el cabildo, pero eso depende de cada uno. La Plaza de Mayo es, por supuesto, el centro de todo este paseo. Más allá del cabildo, pueden visitar la Catedral donde el actual Papa Francisco daba misa como arzobispo (allí está la tumba del Libertador José de San Martín) y La Casa Rosada. Esta última puede ser visitada de forma gratuita pero sólo LOS FINES DE SEMANA y LOS FERIADOS porque el resto de los días tiene funciones administrativas gubernamentales. Si pueden hacerlo, les recomiendo que visiten la Casa Rosada. Más allá de que el edificio es precioso, es emocionante salir al balcón y ver la oficina de Eva Duarte de Perón. En la parte trasera de la Casa Rosada se encuentra el Museo del Bicentenario, un museo super recomendado para interesados en la historia argentina y en el arte ya que allí se encuentra un mural original de Siqueiros.
¿Cansados? Pueden descansar un rato en la Plaza de Mayo y darle de comer a las palomas. Pero no por mucho tiempo. De allí pueden ir a la peatonal Florida o, si les molesta el barullo de gente, seguir por la calle Reconquista. Si eligen esta última opción van a encontrarse en la esquina de Reconquista y Juan Domingo Perón con otro convento, el de la Merced. Lo bueno es que en el convento hay un restaurant – “El Patio” – para almorzar al aire libre en un paisaje diferente de la ciudad (y a buen precio). ¡Uno de los lugares secretos del microcentro!
Sigan por Florida hasta Avenida Córdoba y antes de llegar a la avenida se van a encontrar con el shopping de Galerías Pacífico, antiguo edificio de los ferrocarriles ingleses que contiene en la cúpula central un mural compuesto por grandes artistas argentinos: Berni, Castagnino, Colmeiro, Spilimbergo y Urruchúa. Imperdible! Si en cambio van por Reconquista, les recomiendo doblar en Viamonte hacia San Martín, donde se encuentra el convento de Santa Catalina, y desde donde también se puede acceder a la Galería (ya que tiene varias entradas en la manzana que ocupa).
Sigan luego por Florida hasta Plaza San Martín. Allí pueden ver la basílica del Santísimo Sacramento y el edificio Kavanagh, el primer rascacielos de la ciudad (1936) que, de estilo Art Decó, es un hito en la arquitectura argentina. Caminen hacia la calle Suipacha donde se encuentra mi museo favorito (¡incluye fantasma!), el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco. Suipacha 1422. El museo más interesante para conocer la historia colonial argentina.
Finalmente, y para relajarse, vuelvan por el mismo camino y -pasando la Plaza San Martín- se encontraran en la calle Reconquista con varios pubs irlandeses. Allí es donde los porteños se reúnen en el after office a tomar una cerveza. Hay mesas en las calles y buen ambiente.

Día 2: Contrastes. Visita a los barrios de La Boca y Recoleta. Yo voy a proponer ir de La Boca a Recoleta, pero pueden hacerlo al revés. El orden de los factores no altera el producto!!!
La Boca, barrio de inmigrantes, tiene varios sitios imprescindibles para el turista. Empezamos por el pasaje Caminito y los antiguos conventillos de El Rincón de Lucía y Marján Grum (pueden elegir uno). Los amantes del arte deben visitar el museo Benito Quinquela Martín y la Usina del Arte. En este último sitio hay conciertos y actividades gratuitas.
Si les gusta el fútbol, pueden acercarse a la Cancha de Boca, también llamada “Bombonera” (por su forma).
Dejo para el final la foto en el puente transbordador Nicolás Avellaneda, único en América y uno de los 8 que quedan en el mundo. Cruza el Riachuelo y, aunque no está en funcionamiento, es una excelente postal.
Una vez terminado el paseo, pueden almorzar una pizza en alguno de los bodegones (ojo, que no son baratos; todo en La Boca está pensado para el turismo internacional). Para fanáticos del blues, lo mejor es El samovar de Rasputín (aunque los espectáculos son de noche), junto al museo de cera.
No se aventuren fuera del circuito turístico en La Boca porque no es una zona muy segura.
Tomen luego el colectivo 29 y vayan al Obelisco a sacarse la foto de rigor con el símbolo de la ciudad. ¡Mucho cuidado con sus pertenencias en la periferia del obelisco! Hay muchos rateros amigos de lo ajeno. ¡A no distraerse!!!
En la avenida 9 de Julio pasa el flamante “metrobus”, carril esclusivo de colectivos. Tomen el 17 a Recoleta y bájense donde termina.
A un lado, en el parque Thays tienen una estatua original de Botero y por el otro, pasando la Facultad de Derecho, en la plaza Naciones Unidas, una escultura moderna de una flor que solía abrirse de día y cerrarse de noche (desconozco si lo sigue haciendo).
Si les interesa la pintura argentina, no duden en visitar el Museo de Bellas Artes ubicado casi enfrente de la flor (la entrada es gratuita). Es un museo de grandes dimensiones así que recomiendo ojear la página de internet primero para orientarse y ver qué es lo que quieren ver.
Yendo después por la calle Junín, van a tener en la mano izquierda el Palais de Glace  y, en la mano iderecha, el Centro Cultural Recoleta. Junto a éste, la iglesia del Pilar, una de las iglesias más bellas y mejor conservadas de la ciudad. Finalmente van a llegar al Cementerio de la Recoleta, uno de los cementerios monumentales más importantes del mundo. Tiene visitas guiadas gratuitas en estos horarios:

  • De martes a viernes:  9:30 – 11 – 15 hs. (en español)
  • Martes y jueves : 11 hs. (en inglés)
  • Miercoles: 11 hs.  (en italiano)
  • Sábados y Domingos: hay que consultar el día viernes a cada fin de semana.

En el cementerio de la Recoleta descansan los restos de Evita y de importantes personalidades del país.
Cansados de tanto caminar, tomen algo en La Biela. Es costoso pero vale la pena conocer un lugar visitado por escritores como Jorge Luis Borges o artistas como Francis Ford Coppola.

Día 3: Un viaje al pasado.
Este es un recorrido que recomiendo hacer un domingo, cuando funciona la feria de artesanos de la calle Defensa.
Empezamos por el Parque Lezama, donde la mitología porteña dice que se fundó Buenos Aires por primera vez. Allá van a ver una iglesia ortodoxa rusa (tiene un horario de visita muy restringido) y, si no están cansados de tantos museos, pueden visitar el Museo Histórico Nacional.
Luego sigan caminando por Defensa hacia el centro. Van a pasar el bar Británico donde solía escribir Sábato. Sobre la avenida San Juan están los museos de Arte Moderno y de Arte Contemporáneo si quedaron con más ganas de arte.
Siguiendo por Defensa, van a llegar a la Plaza Dorrego, centro de la movida dominguera con cientos de artesanos. Negocios de antigüedades bordeando la calle y galerías pintorescas.
En Defensa, entre Carlos Calvo y Estados Unidos, se encuentra el Mercado de San Telmo donde pueden comprar frutas y verduras. Cuando yo era chica realmente era un mercado con precios económicos. Ahora es territorio de turistas y muchos locales pasaron a vender antigüedades. El interior del edificio es muy interesante.
En Carlos Calvo al 300 se encuentra la Antigua Tasca de Cuchilleros, casona colonial que ahora tiene un restaurant. Es un poco caro, pero al menos pueden espiar el interior. Si quieren almorzar, hay muchos lugares en San Telmo donde comer. Hay varias parrillas de distintos precios. Simplemente hay que buscar el lugar que les parezca mejor.
Tras cruzar avenida Independencia, si caminan una cuadra hasta Balcarce, van a ver una esquina sin ochava que alberga a El Viejo Almacén, otro restaurant pero que sólo abre de noche para ofrecer shows de tango (las tarifas son el dólares!!!!). No es sitio para argentinos.
Volviendo a la calle Defensa, recomiendo visitar el Zanjón de Granados, un sitio que revela la historia del barrio. Si doblan por México, van a encontrar otro sitio donde comer, una casa de 1860: restaurante “El histórico”. También caro.
Sea como sea, vayan por Defensa hasta la Avenida Belgrano y doblen hacia Perú. En Perú, entre Moreno y Diagonal Sur, van a encontrar la Manzana de las Luces, el lugar con más historia de la ciudad. Tiene visitas guiadas por la tarde en distintos horarios. Una buena oportunidad para conocer los antiguos túneles de contrabandistas. Adoro la Manzana de las Luces!!!
Sigan por Perú hasta Avenida de Mayo. Van a ver en una punta la Plaza de Mayo y en la otra el Congreso Nacional. Caminen por Avenida de Mayo hasta Piedras y tomen un café en El Tortoni. No se puede venir a Buenos Aires y no conocer el Tortoni.

* En la Avenida de Mayo se encuentra un edificio espectacular inspirado en la Divina Comedia de Dante, el edificio Barolo que ¡hasta tiene un faro! El problema es que los domingos está cerrado. Tiene visitas guiadas, pero son innecesariamente caras.

Esa noche pueden terminar con un show de tango. Tengan en cuenta que casi todos los shows están pensados para extranjeros. Una prima que baila tango me recomendó tres lugares: Boedo tango para milongueros, Esquina Carlos Gardel en el barrio malevo del Abasto (cerca del Shopping, antiguo mercado del Abasto que pueden visitar) y Madero Tango en Puerto Madero. 

Día 4: Jardines y paseos.
Pueden empezar el día – o terminarlo – en el teatro Colón, el teatro más importante del país. Hay visitas guiadas todos los días desde las 9 de la mañana. Doy fé que el interior es impresionante.
Desde la 9 de Julio, nuevamente en el “metrobus”, pueden tomar el colectivo 67 hasta el Jardín Japonés, en Palermo. Un sitio paradisíaco en el medio de la ciudad. Si vienen en primavera podrán observar los cerezos en flor. Pueden probar alguna exquisitez japonesa en su restaurant, aunque tengan paciencia porque no son muy rápidos.
A pocas cuadras yendo hacia Avenida Las Heras se encuentra el Museo Evita, un museo dedicado totalmente a Eva Perón.
Desde el museo y hacia avenida Santa Fé, se encuentra el Jardín Botánico, un paseo gratuito para descansar un poco del bullicio de la ciudad.
Si tienen chicos, pueden cambiar de programa e ir al Jardín Zoológico o al Planetario, un edificio que parece una nave espacial.
Desde Plaza Italia tomen el subte D hasta la estación Juramento, en el barrio de Belgrano.
En la avenida Juramento tienen el Museo de Arte Español (tiene un jardín precioso) y la iglesia Inmaculada Concepción, de una arquitectura singular. Sigan por Juramento hasta la calle Arribeños (van a pasar las vías del tren Mitre) y estarán en el barrio Chino. Son pocas cuadras que se anuncian con un pórtico y un dragón de piedra.  Hay muchos negocios y restaurants. El barrio chino es el último descubrimiento de los porteños y los fines de semana se llena de gente. Pueden cenar allá.
Si no fueron al teatro Colón por la mañana, fijénse si pueden asistir a alguna función por la noche. Para eso antes tienen que mirar la programación.

tranquil_sunday_by_elainn-d67ofc5
Puerto Madero.

UNA SEMANA PARA RECORDAR

Si vienen por siete días, pueden no enloquecerse con tantas actividades diarias y hacer ese mismo recorrido pero de manera pausada. O pueden seguir con ese trajín y optar por conocer los alrededores de la ciudad.

Día 5: Luján. Luján se encuentra a 68 kms de Buenos Aires. Allí se halla la basílica más importante del país y un cabildo intacto que funciona como museo. También hay un zoológico con animales sueltos (aunque dicen que están dopados). Próximamente escribiré una entrada exclusiva sobre Luján. Pueden ir en el colectivo 57 que sale de Plaza Once o, mejor, desde Palermo (Plaza Italia). El de Palermo finaliza su recorrido en Mercedes, pero tiene parada en la terminal de Luján. Si van a Luján se van a enamorar de la ciudad!!!

Día 6: Tigre. La ciudad de Tigre es otro sitio que se las trae. El delta de Paraná, paseos en barco, aire puro. Les recomiendo visitar mi entrada de cuando fui al Tigre a buscar información.

Día 7: Isla Martín García. Una salida que seguro no esperaban. Si se quedan a dormir en el Tigre y ya reservaron antes con la agencia Cacciola que viaja a la isla, antiguo penal argentino, es un paseo que no todos los turistas realizan. La isla es una reserva natural con muy pocos habitantes. Yo fui dos días y volvería sin dudarlo. También esperen mi recuento del viaje.

DIGITAL CAMERA Luján.

DIEZ DÍAS MÁGICOS

Con más días, recomiendo cruzar el “charco” y visitar el vecino país de Uruguay

Día 8: La Plata. Capital de la provincia de Buenos Aires. Más allá de su impactante catedral gótica de 120 mts de alto (y su museo), La plata tiene el mayor museo de antropología del país. El Museo de Ciencias Naturales (1888) tiene desde colecciones de fósiles a colecciones arqueológicas que incluyen una sala egipcia.
Tiene además un circuito arquitectónico con la casa Curutchet encargada a Le Corbusier (uno de los fundadores de la arquitectura moderna) y el Teatro Argentino, entre otros; un circuito del bosque con un zoológico y jardín botánico, un observatorio astronómico, un anfiteatro y una casa ecológica.
La Plata está a una hora de viaje en micro y puede hacerse con dos empresas. Una es el Plaza, colectivo 129 que pasa por el “metrobus” de 9 de Julio, y la otra empresa es el Costera Metropolitana que sale de Retiro y va por Alem y Paseo Colón. También pueden ir con el tren Roca, aunque no sé si eso sea seguro. Es, eso sí, mucho más barato.

Día 9: Día de campo en una estancia. Luego de haber ido a San Antonio de Areco, recomiendo buscar una estancia en la zona y pasar allí el día, rememorando a los gauchos. Paseos en carruajes, cabalgatas, asado criollo, mateada, etc. No puede haber algo más tradicional que eso. Pueden revisar mi entrada y visitar la página web de Areco para buscar una estancia de su preferencia.
Algunas estancias de campo con “fiesta gaucha” fuera de Areco son: Don Silvano en Capilla del Señor, Santa Susana en Cardales. No las conozco personalmente.

Día 10: Colonia del Sacramento, Uruguay. Viaje a una ciudad de ensueño que nos retrotrae al pasado. Todavía no he escrito mis impresiones de mi viaje de tres días (y la verdad me pregunto por qué no viajo más seguido a Colonia!). El casco histórico contiene las ruinas de una fortaleza y un convento, un faro, calles de piedra, casas de origen portugués, también en piedra. Es bellísimo!
Aunque no lo parezca, Colonia está a sólo una hora de Buenos Aires, atravesando el Río de la Plata. Las tres empresas más importantes que viajan son Buquebús, Colonia Express y Seacat. Buquebús es la más costosa y utiliza grandes buques.

DIGITAL CAMERA
Colonia bajo la lluvia.

QUINCE DÍAS DE PELÍCULA

Obviamente que cuantos más días se queden, con más tranquilidad se pueden tomar los paseos.

Día 11: Puerto Madero + Costanera. En vez de visitar Puerto Madero a las apuradas antes de recorrer el casco histórico, le pueden dedicar todo un día.
Pueden entrar a Puerto Madero por la continuación de la calle Estados Unidos. Sigan derecho hasta entrar en la zona de la Costanera Sur. Van a ver una iglesia y finalmente una de las mejores esculturas argentinas: La fuente de las Nereidas de Lola Mora. Enfrente de la fuente se encuentra la reserva ecológica, un paseo hacia el río por senderos naturales. No es la gran cosa, pero si les interesa la naturaleza es una oportunidad de ver especies locales en libertad.
Luego, caminando por la Costanera hacia el norte, van a encontrar varios puestos callejeros de comida llamados “carritos”. Yo no confío mucho en la salubridad de los mismos pero admito que siempre están llenos de gente y no se ha muerto nadie.
Doblen en Azucena Villaflor de nuevo hacia Puerto Madero. Caminen en dirección al puente de la mujer y sigan hasta el fin de los diques. Allí pueden visitar la Colección de Arte de Amalia Lacroze de Fortabat. Si no quieren caminar – y funciona – pueden hacer el recorrido en el tren de Puerto Madero. Sino en colectivo.
Esa noche pueden cenar en la Costanera Norte, cerca de aeroparque, en un lugar distinto. El Muelle está ubicado en el espigón del Club de Pescadores. Es caro pero el sitio merece al menos una visita para sacar fotos.

Día 12: Turismo religioso. Con la elección del cardenal Bergoglio como Papa, ahora se inauguró un circuito papal por los sitios que tuvieron que ver con la historia del ahora Papa Francisco. Hay tours privados y también paseos gratuitos organizados por el gobierno de la ciudad.
Otra opción es visitar el parque temático Tierra Santa. Es un parque un poco bizarro, con robots que representan el Génesis, un Cristo gigantesco y reproducciones de Jerusalem. Asimismo hay shows musicales, artesanías y sitios donde comer Shawarma. Es raro, pero seguramente único.

* Lamentablemente la Santa Casa de Ejercicios abre sus puertas al público en contadas ocasiones. Es un convento que aún funciona como tal con retiros espirituales que se conserva perfectamente después de más de dos siglos. El edificio más antiguo de Buenos Aires (si exceptuamos las iglesias). Tal vez puedan colarse a escuchar misa en su capilla y ver algo del edificio.

Día 13: Temaikén. Otra salida puede ser ir a este bioparque en Escobar. Es una especie de Zoológico pero con recintos más espaciados. Hay flamencos, cóndores, pelícanos, suricatas … Lo mejor son su recinto de murciélagos y su acuario con medusas y tiburones. Salida ideal si tienen chicos.
Para ir a Temaikén la mejor manera es tomar el colectivo 60 semi-rápido que sale de Plaza Italia y que termina su recorrido frente al parque. Ojo que no todos los colectivos te llevan así que hay que preguntar.

Día 14: Mundo Marino. Aunque últimamente no estoy más de acuerdo con la existencia de acuarios que utilicen a los animales en shows y que propician su captura por dividendos, no puedo evitar que muchos quieran ir. Empezó con un objetivo loable de rescate, pero terminó en un negocio. Hay delfines, lobos marinos y una orca que buscamos liberar en Península Valdés. Mundo Marino se encuentra en San Clemente del Tuyú, a unas tres o cuatro horas de Buenos Aires. Pueden ir en micro desde Retiro o tomar un tour. En San Clemente del Tuyú también hay Termas Marinas y un faro. Desde el faro San Antonio puede verse el punto donde el Río de la Plata se mezcla con el mar.

Día 15: Día libre. Un lugar ideal para conocer es Campanopolis, una ciudad de traza medieval creada por Antonio Campana. Sin embargo, realiza muy pocas visitas guiadas porque el público solía robar elementos del lugar. La ciudad es increíble, de sueño, pero hay que tener mucha suerte para verla. A veces hay visitas grupales organizadas. Miren la página y pregunten.
Queda en Gonzáles Catán y hay que ir en auto.

También pueden recorrer la ciudad en el bus turístico o quedarse un día más en Colonia.

Espero que les sirva!!!

timeless_by_elainn-d5vzltd Plaza de Mayo desde el Cabildo.

Anuncios