Etiquetas

, , , ,

Me despedí de San Cristobal de las Casas. Salí temprano del hostel (después del madrugón gallináceo) y me quedé sin dinero al pagar el taxi a la terminal (sin pesos mexicanos). Conseguí el pasaje más barato a las 10:10 en la empresa Cristobal Colón, pero salimos con una hora de atraso. El viaje se hizo lento, además paramos un buen rato en Ocosingo. A medida que nos aproximábamos a Palenque (siempre en camino de curvas, no apto para quienes se marean) el paisaje se hacía más selvático. El cambio de clima fue impresionante! Una vez en Palenque caminé hasta el hotel que había conseguido por Booking.com. El hotel se llama Posada Aguila Real y no está mal. No incluye desayuno pero la habitación era cómoda, con televisión con cable. Igualmente Palenque está lleno de hostales, y los más baratos no aparecen en internet. Luego yo me pasé al hotel que estaba ubicado enfrente y que salía la mitad. La Posada Guadalupe es un hotel nuevo y cuando yo fui faltaban los acabados. Tampoco incluía desayuno. Si van en enero no hace falta ir con reserva. Los hoteles están casi vacíos.
Yo dejé los bolsos y fui a cambiar plata. Hay sitios abiertos todos los días, aunque el cambio no es bueno.
Esa noche fui a cenar a la taquería Tropitacos, en el centro. Lindo lugar de comidas rápidas típicas.

Tumba de Pakal

Tumba de Pakal

Al otro día me desperté temprano para ir a las ruinas, el objetivo principal de mi viaje, pero descubrí que llovía torrencialmente. Esperé que parara un poco. Al final salí a las 9 de la mañana. Las combis a las ruinas salían cerca del hotel a un costo de 20 pesos. Creo que salen de la esquina de Corregidora y Allende (Transporte Palenque) cada 15′. Cuando llegamos al sitio arqueológico todavía lloviznaba.

Palenque fue un importante centro maya entre los siglos V y IX. Conocido como “el protegido de los dioses” Pakal el Grande fue un gobernante del siglo VII que impulsó el crecimiento de la ciudad y que saltó a la fama – como Tutankamón – al hallarse su tumba intacta, con todos sus tesoros, en 1949. Fue uno de los hallazgos arqueológicos más notables del siglo XX.

Estuve varias horas en las ruinas, casi hasta la hora del cierre del sitio (de las 10am aprox. hasta después de las 16hs). Es bellísimo y como al principio lloviznaba, no había mucha gente. Estuve caminando sin parar, subiendo y bajando de templos. Lamentablemente no se puede subir a la tumba de Pakal ni ver el sarcófago original (sólo hay una réplica en el museo). Fue fascinante encontrar un complejo habitacional en el grupo C tan metido en la selva que me hizo pensar en los primeros exploradores que redescubrieron el lugar. También hay una cascada y un pequeño puente colgante. Finalmente visité el museo. Es un lugar único. Volví en otra combi que pasaba por la puerta del museo.

1958010_10202980509135156_603775817_n

Como mi interés en Palenque era puramente arqueológico, no hice nada más. Pero si lo desean y tienen tiempo, pueden conocer la Cascada Misol-Ha. Desde Palenque salen combis al cruce de Misol-Ha (a casi 2 kms del lugar) o pueden tomar un taxi. Asimismo pueden ir a Agua Azul, también en combi o taxi. Toman la combi desde el centro de Palenque al Crucero de Agua Azul, y de allí otra combi hasta la entrada de las cascadas. Lleven ropa de playa.

Palenque

Palenque

Pd. Ojo, no dejen nada comestible sin estar herméticamente sellado. Al instante se llena todo de hormigas, no importa si están en un primer piso o en el tercero.

Anuncios