Etiquetas

, , , , , , ,

Es hora de contar sobre mis vacaciones de invierno. Por el tema del cambio decidí pasarlas en Argentina. Tuve una salida complicada porque la fila para Aerolíneas Argentinas era eterna. ¡Había cuadras de cola! Obviamente la fila no avanzaba y se iba acercando la hora del despegue. Una media hora antes de la salida se apiadaron de nosotros y llamaron aparte a la gente de nuestro vuelo (una mujer se había ido con la valija al avión porque era imposible despachar el equipaje). Me atendieron y me dijeron que ya estaban abordando. Corrí como en las películas románticas hasta la puerta más jodidamente lejana de aeroparque. Puedo asegurar que no es tan romántico como parece. Y sí, llegué, y por fin abandonamos Buenos Aires.

Desde el aeropuerto de San Juan  no queda otra que tomar un taxi. La empresa Sumampa es más económica (la utilicé cuando volvía porque es la que usa el hotel) pero la verdad es que me tomé el primer taxi libre y me salió más de 150 pesos.

Como sea. Llegué al Apart Hotel Kuntur donde había hecho la reserva. El hotel es económico y está bien dispuesto. La tarifa incluye desayuno y las habitaciones cuentan con televisor, heladera, teléfono, buena calefacción (excelente) y ducha con agua caliente. Si van en verano hay una pileta y un quincho.

IMG_5008

Tumba de la Difunta Correa

El problema del hotel es que si no van con auto tienen que caminar varias cuadras al centro. Y en esas ocho cuadras no hay nada. Ni restaurantes ni supermercados ni cajeros. Sí o sí hay que caminar hasta la avenida. No parece mucho pero se vuelve cansador si uno tiene que ir y volver. Igual no me quejo. (No sé qué tal es el tema de la seguridad porque no salí de noche; la zona puede ser un poco oscura y no hay movimiento de gente).

Llegué un sábado por la tarde, que es como llegar el día después del apocalipsis. Todo cerrado. Esperé que algunos locales abrieran terminada la siesta pero no. No parece que el turismo interese mucho.

Caminé un montón. Se hizo la noche y tenía hambre porque no había almorzado. Quería ir a un restaurant y pensé que iba a encontrar varios alrededor o cerca de la plaza principal… No. Hay pizzerías, pancherías, confiterías -y bazares-, pero no restaurantes. Al final compré empanadas (un poco saladas para mi gusto) en una pizzería que está sobre avenida San Martín (casi Tucumán). Tampoco vi ninguna rotisería. La alternativa es ir hasta el shopping o más cerca de la casa de Sarmiento. El único restaurante económico en el centro parece ser uno sobre Rivadavia Oeste, Un rincón de Napoli.

Al día siguiente era domingo. Y como el sol era espectacular decidí tener un nuevo comienzo. Luego de desayunar caminé hasta la terminal (tardé media hora así que pueden comprender que es lejos). Tomé el micro de las 10:30hs hacia el Santuario de la Difunta Correa (el micro pasa nuevamente para buscar a los pasajeros a las 16:15). La empresa se llama Vallecito y el pasaje ida/vuelta me salió $86.

No es que tuviera ninguna promesa pero sentía curiosidad. El Santuario es grande y está ubicado cerca de Caucete. Deolinda Correa está enterrada en una capilla. En ese recinto hay varias capillas edificadas por devotos y todas parecen casitas. Es raro porque hay una capilla ligada al hipódromo, otra a casamientos y fiestas de quince, etc. Enfrente del recinto hay una iglesia muy bonita. Más allá hay un hermoso reloj solar y muchos negocios que venden recuerdos vinculados a la Difunta Correa, productos regionales, leña, etc.

Rodeo

Rodeo

En el centro está el Santuario propiamente dicho, el sitio donde Deolinda Correa fue encontrada sin vida, aún amamantando a su bebé. La gente le deja velas y botellas de agua (se cuenta que murió de sed y de agotamiento). Me uní a la procesión mientras una mujer subía las escaleras de rodillas como pago a una promesa.

Al mediodía decidí ir a almorzar. Elegí el restaurante El Algarrobo y me “castigué” con un chivito asado con papas fritas. Me dí el gusto y así se me empezó a ir la bronca del día anterior.  Comí tranquila charlando con un matrimonio de Mercedes (Pcia de Buenos Aires). Luego recorrí los negocios y me senté al sol a esperar el colectivo.

El matrimonio me había recomendado ir hasta la oficina de turismo ubicada frente a la casa de Sarmiento. El micro salió puntualmente. Desde la terminal tomé un colectivo urbano hasta el centro. El pasaje mínimo sale $ 5 y se puede pagar con billete.

Fui entonces a la oficina de turismo (adonde tendría que haber ido el día anterior si la gente del hotel me hubiera aconsejado bien) y allí contraté dos excursiones.

La primera fue a Barreal con San Juan Tour (ChTravel, Travel and Pass y Pinkanta Viajes). Pueden llamar a Agustín: 264-154680773.

Me fueron a buscar al hotel por la mañana. La primera parada fue en Calingasta para visitar la Capilla de Nuestra Señora del Carmen, una iglesia jesuítica de 1739. Lamentablemente no pudimos entrar (aunque espiamos un poco el interior). Entramos luego al Museo Arqueológico, pero no tanto por el museo en sí sino para pasar al baño. El museo es muy pequeño pero cuenta con una momia, puntas de flechas y cerámicas. Fue extraño porque parecía que teníamos a una momia custodiando el baño.

Seguimos viaje. Empezamos a visualizar la magnificencia de la Cordillera de los Andes y el Cerro Mercedario (6770 mts). Paramos luego en el Cerro Alcázar, ubicado entre los Cerros Pintados, para sacar fotos. Estuvimos bastante ahí. Paramos después en las ruinas de Hilario (siglo XIX), restos de una fundición de plata y plomo que forman parte de un proyecto minero dirigido por Sarmiento.

IMG_5078

Llegando a Barreal

Ya en Barreal fuimos a comer a La Ramada, el primer restaurant que vimos abierto. Yo pedí el plato del día que era filet de merluza a la romana ($ 75).

Después de almorzar seguimos viaje hasta el Parque Nacional El Leoncito. Allí subimos al mirador donde de nuevo quedamos sobrecogidos por la belleza de la cordillera nevada y al observatorio astronómico CASLEO. Es un observatorio dependiente del Conicet y de la Universidad de La Plata que tiene un telescopio reflector con un gigantesco espejo que lee los componentes de las estrellas. Fue bastante emocionante estar ahí.

Bajamos a la Cascada El Rincón que estaba bordeada de nieve. Finalmente fuimos a Pampa El Leoncito (una increíble planicie arcillosa blanquecina, resto de una antigua cuenca lacustre de 14 km de largo por 4 km de ancho) y volvimos con las estrellas de compañía.

Observatorio CASLEO

Observatorio CASLEO

Al otro día salí en la otra excursión, esta vez con la empresa Tulum Viajes (Gerardo: 264-155233445 y Analía 264-154640791). Partimos bien temprano hacia los valles iglesianos. En el departamento de Iglesia, al norte de Las Flores, visitamos la antigua capilla de Achango de fines del siglo XVIII.

Luego partimos hacia las termas de Pismanta. La verdad es que yo no tenía ganas de meterme, pero otra gente del grupo lo hizo. Las termas están en un hotel, en cubículos individuales un poco tétricos. También hay una piscina, pero no está abierta en invierno.

Almorzamos en Rodeo, improvisando un picnic en el parque de la Finca El Martillo. En principio la idea era ir a comer al restaurante de la finca, pero es carísimo para mi presupuesto. Como no había llevado comida, compré un sandwich de milanesa napolitana + ensalada en un comedor cercano ($ 60) llamado La Roca.

En la finca vimos llamas y algunos compraron pasas de uva.

Entonces pasamos a la parte más espectacular del viaje con La Cuesta del Viento. El embalse es precioso, de no creer. Luego fuimos bordeando el río por caminos de cornisa hasta llegar al pueblo de Jáchal. Nos quedamos un rato y partimos hacia Huaco.

Pasamos la Cuesta de Huaco y La Ciénaga, también con un paisaje de película, y llegamos a la cuna del poeta Buenaventura Luna. Visitamos el antiguo molino harinero que era propiedad del poeta. El molino fue construido en 1775 por el chileno José María Suárez y Poblete. Lo llamaron Dojorti porque en el siglo XIX lo compró la familia del soldado irlandés John Daugherty (Dojorti en la dicción), bisabuelo de Buenaventura, quien tras ser apresado por los criollos durante las Invasiones Inglesas se instaló en San Juan. El molino harinero funcionó hasta 1968.

Luego volvimos a Jáchal por el mismo camino ya que yo me quedaba ahí. El resto siguió a la ciudad de San Juan.

IMG_5409

Cuesta de Huaco

NOTAS:

  • Recuerden pasar por la Oficina de San Juan apenas lleguen a la ciudad. Está ubicada frente a la Casa de Sarmiento.
  • Pueden ir a Barreal por su cuenta (y ahorrar la plata de una excursión) pero no en el día ya que los micros tardan unas cuatro horas en llegar. La empresa El Triunfo va todos los días a las 8:30 de la mañana y a las 19:30hs. De Barreal vuelven a las 16hs o a las 17hs según el día.
  • El complejo astronómico de El Leoncito permite visitas nocturnas (previa reserva) para ver las estrellas a través de un telescopio que permite practicar la astrofotografía (no los telescopios gigantes que utilizan los investigadores y que no sirven para “ver” las estrellas sino analizarlas). Pueden hospedarse ahí o en la Posada El Alemán. Recuerden llevar abrigo. Pueden pedir información a las siguientes direcciones: visitas@casleo.gov.ar (para visitas de grupos o escuelas); centrohugomira@yahoo.com.ar o llamar al 02648-441088/ 02648-441087. También pueden preguntar en la posada.
  • Si van en verano, no pierdan la oportunidad de hacer carrovelismo en Pampa El Leoncito.

    IMG_5263

    Capilla de Achango

  • También pueden ir a Rodeo por su cuenta con las empresas Vallecito y Valle del Sol. Hay salidas todos los días. El turismo en Rodeo está creciendo con actividades en el dique como windsurf y kitesurf. También hay rafting, tirolesa y escalada.  Dicen que es el lugar ideal para deportes acuáticos.
  • El hotel de las termas de Pismanta ofrece hospedaje con media pensión o pensión completa. Si sólo van a las termas no es caro, pero no pueden quedarse mucho porque el agua está muy caliente y afecta la presión. Apenas 15 o 20 minutos por vez. Las termas funcionan de 12:30 a 14 y de 20:30 a 22hs. También alquilan toallas.
  • A Jáchal también pueden ir en micro con la empresa Vallecito o con Autotransporte San Juan. Tienen varias salidas por día desde la capital de la provincia.
Anuncios