Etiquetas

, ,

Se acababan las vacaciones. El hostel empezaba a vaciarse. El último día en Valle Fértil me despertaron los gallos del vecino. Desayuné y fui a caminar un poco por el pueblo. Entré a la iglesia y subí al mirador del Cristo de la Hermandad.

Quería llegar a Piedra Pintada, un petroglifo yacampi en altura, así que tuve que cruzar un río mojándome los pies con sus aguas heladas. Es casi un charco pero no hay puente y no quería mojarme IMG_7205las zapatillas por lo que me quedé descalza. Si son duchos, pueden ir saltando las piedras. Una vez del otro lado, toman el sendero Huellas Ancestrales -hacia la derecha- hasta llegar al cartel. Pueden ir juntando cuarzos en el camino.

No llegué hasta los Morteritos porque no tenía mucho tiempo. En Valle Fértil también se realizan cabalgatas (creo que salen del Camping Costa Esperanza, justo donde empieza el recorrido a Piedra Pintada), avistaje de aves y tirolesa. En el hostel alquilan bicicletas.

Pasé al Museo Indigenista Pachamalui, un pequeño museo privado. Aconsejo llamar por teléfono antes porque tardaron en abrirme la puerta.

Fui caminando a la terminal. El micro a San Juan salió puntual a las 14hs (por las dudas yo había sacado el pasaje al otro día de llegar). Paró en varios sitios, incluyendo en el Santuario de la Difunta Correa y en Caucete.

Convento Santo Domingo

Convento Santo Domingo

Una vez en la terminal de la ciudad de San Juan tomé el colectivo 33 (ramal Mendoza) hasta el hotel Kuntur y me ahorré el precio del taxi. El colectivo me dejó cerca. En el hotel me dieron la misma habitación que había tenido al principio. Fue como cerrar el círculo. Esa noche descansé.

Me desperté por última vez en San Juan, desayuné e hice el check out. Salí al centro a recorrer los lugares históricos que me faltaban. Empecé por la iglesia de Santo Domingo y el convento donde se encuentra la Celda de San Martín. Allí durmió José de San Martín antes de cruzar los Andes por el Paso de los Patos. Vimos un documental excelente sobre el cruce: “La marcha silenciosa“. No sabía que había 7 días entre la vanguardia y la retaguardia y que se comunicaban por medio de chasquis. La estrategia de San martín fue que cruzaran la cordillera en seis puntos, engañando a los españoles que creyeron que sólo cruzaban 800 hombres por el paso de Uspallata.

De ahí a la Casa de Sarmiento. No es gran cosa pero no podía irme sin conocerla. Por cuestiones de tiempo no pude quedarme a la visita guiada. Tal vez mi opinión hubiera mejorado. Me gustó más el Museo de la Memoria Urbana. Es sencillo pero está muy bien organizado.

Al empezar el recorrido uno puede ver fotos de la ciudad antes del terrible terremoto de 1944 que la destruyó, dejando 10.000 muertos y 30.000 heridos. Luego hay un simulador del terremoto que te permite imaginar lo que fue. ¡La catedral se vino abajo durante un casamiento! Al otro lado, uno puede ver las fotos del después del sismo. Muy impactante. No pueden dejar de visitarlo.

Quise visitar la nueva catedral pero ya había cerrado por la siesta. Igual pude subir al campanil y ver la ciudad desde la altura. Lamentablemente está totalmente enrejado pero no tuvieron alternativa ya que la gente elegía la torre para suicidarse.

Caminé un poco por la peatonal y de vuelta en el hotel pedí un remise al aeropuerto. El vuelo salió puntual. Luego de 15 días de sol a pleno llegué a Buenos Aires con pronóstico de lluvia. Desde el aeroparque tomé el colectivo 45.

IMG_7300NOTAS:

  • Museo Pachamalui. jorgeluisvita@gmail.com Tel. 264-155127937 y 02646-420220/ 420236.
  • Celda de San Martín: convento.celdahistorica@gmail.com  En julio el horario era de 10 a 13hs y de 16 a 18:30hs (lunes a sábados). Visitas guiadas a las 10:30, 11:30, 12:30, 16:30 y 17:30.
Anuncios