Etiquetas

, ,

Tal vez piensen que la ciudad de Santa Fé no es un destino turístico interesante en Argentina. Entiendo que no se compara con las cataratas del Iguazú o con los glaciares de la Patagonia, pero aún así tiene su mérito. Yo estuve una semana en 2010 gracias a un congreso organizado por la Universidad del Litoral y descubrí muchos sitios que merecen la pena.

A la ida fui con el micro de BASA COSTERA CRIOLLA y se me hizo largo porque tiene muchas paradas: Pacheco, Escobar, San Nicolás, Rosario… Son varias horas así que vayan preparados. Lo primero que hice en la terminal fue buscar un locutorio  y llamar a hoteles para preguntar precios. En aquel momento la mayoría no tenía página web o email para hacerlo desde Buenos Aires.

El hotel más barato entonces, aunque sin desayuno, era el Hotel Niza, cerca de la terminal. Es un hotel típico para viajantes de comercio. No es lindo, pero sí práctico. Baño privado con buena ducha, televisor con cable, mesita, buena ubicación. No puedo quejarme. Si están buscando hoteles un poco mejores, les puedo recomendar dos donde se hospedó gente del congreso: el Hotel Conquistador y el Hotel Brigadier.

El mismo día que llegué salí a pasear por la peatonal. Al otro día empezó el congreso así que tuve que abandonar la parte turística. Pasé por el Puente Colgante y a la noche cené lasagna de surubí en el restaurant Castelar del Puerto, junto al casino.

En cuanto pude me escapé de las ponencias y salí a recorrer un poco: Basílica Nuestra Señora del Carmen, iglesia Nuestra Señora de los Milagros (hermoso templo jesuita del siglo XVIII) y museo del Colegio.

Recomiendo visitar el Museo Histórico Provincial Estanislao López. Al menos a mí me impresionó encontrarme con la orden de ejecución de Camila O’Gorman. Si no saben quién es Camila, vean la película del mismo nombre: Camila (1984), y van a entender el por qué de mi emoción.

En la tarde del viernes seguími paseo. Fui al Puerto y crucé la avenida por el puente que tiene escalera mecánica. Averigüé los horarios del catamarán que va por el río a Paraná, pero al final me quedé con las ganas. Es algo que me quedó pendiente. Si pueden, traten de combinar la ciudad de Santa Fé con Paraná.

Luego visité el Museo Etnogtráfico y caminé por la peatonal.  La gente empezaba a llenar las mesitas de los bares.

Sin embargo lo mejor del viaje fue al otro día. El Museo y Convento Franciscano (1688) y el paseo por el Parque Arqueológico. El Convento San Francisco es bellísimo; debe ser uno de los más hermosos de Argentina. Sólo por esto vale la pena ir a Santa Fé. El artesonado el cielorraso fue tallado en madera por los aborígenes de la zona y te deja con la boca abierta. Es magnífico. El jardín primaveral del convento también me encantó y es muy superior a las fotos que saqué. ¡Es imposible fotografiar el perfume de las flores!

El museo contiene figuras de los Constituyentes lo que te permite visualizar un hito importante de la historia argentina.

De ahí fui a la terminal y saqué un boleto ida/vuelta en Paraná Medio hacia Cayastá. Una hora y media de viaje hasta las ruinas de Santa Fé La Vieja. Le pedí al conductor que me avisara cuando llegáramos ya que se encuentra en medio de la ruta a Cayastá (Km 78). La señora que iba sentada al lado mío, cuando le comenté adónde iba, me preguntó si iba a ver a los “muertitos”. ¿Los muertitos? Empecé a preocuparme.

El micro me paró en la entrada. Allí me advirtieron que no me saliera del camino y que tuviera cuidado con las yararás. ¿Dónde me había metido?

Primero fui al museo y me uní a un grupo. El museo se recorre según la línea histórica que parte de los pueblos originarios a los conquistadores. En el mismo hay objetos que rescataron los arqueólogos.

¿Qué es en sí el Parque Arqueológico? Bueno, Juan de Garay fundó en 1573 la ciudad de Santa Fé en ese sitio, junto al río San Javier. Sin embargo, hacia 1660 sus habitantes tuvieron que abandonar el emplazamiento a causa de la subida del río por lo que se trasladaron adonde ahora se halla la actual ciudad de Santa Fé. La universidad de Rosario realiza estudios de arqueología subacuática en el lugar ya que los edificios más importantes fueron devorados por el río.

Pasé cerca de las ruinas de la iglesia de La Merced y de Santo Domingo, pero no se veía nada. Estaba en un pueblo fantasma. La Plaza de Armas o Plaza Mayor era apenas un triángulo amenazado por el río antes llamado Quiloazas. Vino por fin lo más esperado: las ruinas de la Iglesia y Convento San Francisco. Impactante. Como las iglesias funcionaban como cementerios, los arqueólogos desenterraron varios esqueletos. ¡Esos eran los “muertitos”! Si bien desde 2007 no hay más que réplicas puesto que los esqueletos reales (entre los que se encuentran los de la hija de Garay y de Hernandarias) fueron retirados para su análisis y mejor conservación, da cierto resquemor ver esos túmulos con esqueletos. Huesos de personas que hasta no hace mucho habían estado enterrados allí: los feligreses como escuchando misa -con los pies dirigidos hacia el altar- y los curas oficiando misa, en sentido inverso. Todavía no se usaban ataúdes (o muy poco) sino que los cuerpos se envolvían en lienzos con algunas pertenencias. Sé que era una iglesia, pero ahora el sitio produce un poco de miedo. Empezó a lloviznar.

Después fuimos a conocer la reconstrucción de una casa del siglo XVII. Es muy interesante. Nos abrió una guía. Hay jardines y huertos, y en cada habitación ponen voces grabadas que dan cuenta de conversaciones de la familia. Muy original. Uno puede imaginarse a la gente viviendo allí. Creo que es el mejor museo al que he ido. ¡Un museo vivo!

Esperé que se hiciera la hora de tomar el colectivo de vuelta disfrutando del paisaje. La lluvia había parado.

A la noche volví a Buenos Aires con la EMPRESA SAN JOSÉ. Tardamos mucho menos.

NOTAS:
Hotel Niza: Rivadavia 2755, tel:  0342-452 2047.
Horarios del Museo Histórico Provincial: Martes a viernes de 8:30 a 12:30 y de 15:30 a 20:30. Sábados, domingos y feriados de 17:00 a 20:00.
Museo Etnográfico: Los horarios se modifican según la fecha así que es preferible comprobarlos antes de ir.
http://museojuandegaray.gob.ar/visitas
Museo y Convento Franciscano: Consulten los horarios actualizados.
Convento: Lunes a sábado de 8.30 a 12 y 15 a 18.30 hs
Museo: Sábados, domingos y feriados de 15.00 a 18.00 hs
Convento: (342) 459-3303
Museo: (342) 457-3529
Catamarán Costa Litoral: dique 1. Paseos por las islas (2h), sábados y domingos, viaje a Paraná los domingos por la tarde.
Otros paseos en barco: http://www.santafeturismo.gov.ar/web/ciudad/naturaleza/paseos-por-zona-de-islas.php

Convento San Francisco (Santa Fé)
Anuncios