Etiquetas

,

Por primera vez en mi vida viajé a Europa y empecé por la bella Granada. Volé a Madrid gracias a una oferta de LAN a través del grupo LATAM y desde ahí fui en micro a Granada. Llegué a Madrid al mediodía. Por suerte la aerolínea me dejó en la terminal 4 que es de donde salen los trenes. Tengan en cuenta que el aeropuerto de Madrid es una pequeña ciudad y es fácil perderse entre terminales. Como iba diciendo, luego de recoger la valija tomé el tren de cercanías (el ticket se puede sacar con la tarjeta si uno no tiene cambio) hasta la estación Mendez Alvaro que es la que corresponde a la terminal de autobuses. La empresa ALSA tiene varios horarios. Yo compré un pasaje en el primer micro que salía a Granada (a las 15hs) que me salió más caro por ser servicio Premium. El micro tarda 4:30hs, lo mismo que el tren (y el tren es mucho más caro).

Una vez en Granada, tomé el colectivo SN5 hasta la avenida Severo Ochoa. Me bajé apenas doblamos en la avenida (la gente, muy copada me ayudó ya que yo no conocía y sólo tenía las instrucciones que me habían dado por email desde el hotel). El colectivo se paga con monedas al conductor. ¡Tuve que correr a cambiar un billete de 20 euros!

De ahí caminé unas pocas cuadras hasta la Residencia Ziri. Está en una callecita que pocos conocen pero igual llegué. Por lo demás la ubicación es muy buena. A pasos de la Gran Vía y la Plaza del Triunfo y a metros de la calle San Juan de Dios. Se puede ir caminando a todos lados. La residencia cuenta con cocina totalmente equipada por lo que uno puede ahorrar comprando en el supermercado (el supermercado Mercadona está en la Calle Ancha de los Capuchinos 11-13, calle que sale de la Plaza del Triunfo). No ofrece desayuno, pero al tener cocina eso no interesa. Las habitaciones son cómodas y la ducha es bien caliente. No tienen televisor (hay uno en el comedor) pero lo compensan con muy buen wifi. Lo único que sufrí fueron las escaleras. Por otro lado, tengan en cuenta que la recepción cierra durante la noche.

Estaba en España, ¡estaba en Granada!!!!

Al otro día empecé mi recorrida. Traté de mantenerlo simple para recuperarme del cansancio del viaje. Comencé visitando el Monasterio de San Jerónimo que estaba a muy pocas cuadras. Es el primer monasterio cristiano de la ciudad ya que comenzó a construirse en 1504. Como todos los sitios religiosos en Granada, hay que pagar entrada. Si quieren ahorrar y les interesa el turismo religioso, les aconsejo comprar el ticket de Granata Christiana en la Librería Cruz de Elvira (yo me enteré tarde). Los templos más importantes incluidos en el ticket son: el Monasterio de San Jerónimo, la Catedral, la Capilla Real, la Abadía de Sacromonte y el Monasterio de la Cartuja. Cada uno tiene un costo individual de €4/€5 pero si uno paga los 5 monumentos sale €15.

De ahí fui a la Catedral, un edificio renacentista pleno de luz. Con la entrada incluyen un audioguía así que fue muy interesante. No fui a la Capilla Real donde están enterrados los Reyes Católicos.

Luego caminé por la Alcaicería (barrio donde se ubicaba el zoco o mercado de seda) y huí de las gitanas que te siguen con un ramito de romero. No dejen que las gitanas los agarren.

Fui a almorzar -super tarde- en el restaurante Puerta del Caballo (uno de los pocos que tenía abierta la cocina a esas horas). El menú, € 9,50 + la bebida. Me sirvieron un plato de tallarines con salsa y otro de rabas. Estuvo bien. Nada de otro mundo.

Después de comer caminé hasta la Huerta de San Vicente que es donde se encuentra el museo de Federico García Lorca, uno de mis escritores favoritos. Esta fue la finca de veraneo de la familia que vivía a unos kilómetros de Granada, en Fuente Vaqueros. la visita se realiza sólo de manera guiada y no se permiten fotografías. Me emocionó ver su escritorio y estar en su habitación. Por lo demás no creo que valga la pena. Es únicamente para fans de Lorca.

Esa noche cené pastas en el hotel. Ravioles de berenjena €1.98, salsa de setas € 1.40 + ensalada de cangrejo € 1.50 + néctar de maracuyá € 0.60. Todo del supermercado. Una bolsa de magdalenas para el desayuno me salió €0.65, un pack x 4 de yogurt de coco €0.55 y una banana €0.38. Les paso los precios para que se hagan una idea de los costos de la comida. Si no me cociné más veces fue por vagancia.

Al día siguiente fui a la Abadía de Sacromonte con el colectivo C2 que sale de Plaza Nueva (para justo frente a la plaza). La abadía es un lugar de peregrinación. Tuve que hacer tiempo porque la siguiente visita guiada era a las 12:15hs y todavía no eran las doce. Al final se juntó mucha gente.

La abadía es famosa porque allí se encontraron las reliquias del mártir San Cecilio en unas cuevas (originalmente hornos romanos). También hallaron unos misteriosos libros plúmbeos que constituyen un intento de los musulmanes granadinos de lograr puntos de contacto con los cristianos para evitar la expulsión. La iglesia es hermosa pero lo mejor son las Santas Cuevas, un laberinto de túneles dividido en varias capillas.

Luego de la visita bajé por el barrio de Sacromonte hasta el Paseo de los Tristes y Carrera del Darro. El Paseo de los Tristes bordea el río Darro y es una especie de costanera con restaurantes y músicos callejeros. Uno de los sitios más lindos de la ciudad.
Empecé el recorrido de la Dobla de Oro por los dos edificios más representativos de la cultura morisca. El día sábado la entrada es gratuita. Primero fui al Bañuelo, uno de los baños árabes más antiguos de España. Se llamaba hammam al-yawza y fue clausurado por Felipe II en el siglo XVI. Las bóvedas con lucenas son impresionantes. Luego corrí al Palacio Dar Al-Horra, morada de la sultana Aixa, madre del último gobernante nazarí. Tiene una vista espectacular de la ciudad.

Me faltaron muchos otros sitios: la Casa Horno de Oro, la Casa del Chapiz, la Casa de Zafra y el Corral del Carbón. No se puede todo, y ni siquiera paré a comer. Ascendí al Mirador San Nicolás en Albaicín donde un grupo de gitanos tocaba la guitarra. Se puede subir al campanario de la iglesia. Hay venta de artesanías y mucha gente. Pasé por los jardines de la Mezquita Mayor de Granada, bajé al Mirador de San Cristobal y emprendí el retorno por la Cuesta de Alhacaba que era más pintoresca. Bueno, toda la zona es muy pintoresca. De ese modo llegué a la Puerta de Elvira que está junto a la Plaza del Triunfo, a pocas cuadras del hotel. En Albaicín olvídense de los mapas ya que está lleno de callejuelas que no han sido cartografiadas.

Descansé un rato en el hotel y luego salí porque tenía una visita nocturna a La Alhambra que empezaba a las 20hs. Tomé el colectivo C3 en la Plaza Isabel La Católica y como todo el mundo me bajé donde está la taquilla. Error. Yo ya tenía mi entrada y tendría que haberme bajado después para ir directamente a los Palacios Nazaríes. La visita, aunque breve, fue mágica. ¿Imaginan La Alhambra a la luz de la luna? ¡La luna lorquiana! Una maravilla. Volví en el mismo colectivo y cené el menú Shawarma en Shawarma King, una buena opción a bajo precio.  Amo el shawarma!!!

Al otro día me levanté temprano para la visita diurna a La Alhambra. Me olvidé de decir que compré las entradas por internet anticipadamente. Les aconsejo hacer lo mismo porque los palacios nazaríes tienen un cupo diario y las entradas pueden acabarse. Yo las saqué con bastante antelación y para la visita nocturna ya estaba casi todo vendido!

Tomé el colectivo C3 y llegué a eso de las 9hs. Empecé recorriendo los fascinantes jardines bajos del Generalife para luego entrar al palacio del mismo nombre. Se construyó para hogar de recreo de los reyes granadinos. Subí por la Escalera del Agua que tiene canales que la conectan con la Acequia Real  y llegué al Mirador romántico y a los jardines altos. Si están en pareja, La Alhambra es su opción. Hay, por ejemplo, pérgolas de rosas en los jardines bajos. Yo no pude disfrutarlas porque en invierno es cuando los rosales se podan, pero en primavera debe ser algo increíble.

Después fui bordeando las murallas – Torre del Agua, Puerta de siete suelos, baño de la mezquita (muy similar al bañuelo) – hasta atravesar la Puerta del Vino y entrar a la Alcazaba. Era la primera vez en mi vida que entraba en un castillo medieval. Es un edificio creado para la defensa del sitio con Torre de Homenaje y todo. Fui a la Torre del Cubo, la Plaza de Armas y la Torre de la Vela. Allí está la campana que tocó la victoria al momento de la expulsión de los moros. Volví a la salida por el Jardín de los Adarves.

Caminé a El Partal, que está integrado con los restos del palacio de Yusuf III, jardines y paseos. El palacio del Partal tiene una gran fuente y es preciosa. Ideal para fotos.

Entré a la iglesia Santa María de la Alhambra, que está ubicada donde antiguamente estaba la mezquita del complejo, recorrí el museo localizado en el Palacio de Carlos V y pasé por la tienda.

Finalmente me senté en la plaza frente al palacio renacentista a esperar que se hiciera la hora de entrar a los Palacios Nazaríes. El horario uno lo elige cuando compra la entrada y sólo se puede entrar en ese momento. Yo había optado por las 13hs ya que lo mejor es hacerlo o a primera hora o a la última. Recuerden que hay que hacer cola así que conviene estar un rato antes. ¿Qué puedo decir? Los Palacios Nazaríes son tan hermosos de día como de noche. El trabajo de yesería es exquisito. La Alhambra ES los Palacios Nazaríes.

Mexuar, oratorio, cuarto dorado, fachada de comares (siglo XIV), sala de la barca, salón de los embajadores, sala de los mocárabes, el fabuloso patio de los leones, las cúpulas fuera de serie de la sala de los abencerrajes y de la sala de dos hermanas,  la romántica sala de los ajimeces, el peinador de la reina y el patio de la lindaraja. Todo es hermoso. Yo traté de quedarme todo lo que pude.

A la salida, fui en dirección a El Partal y realicé el paseo de las torres: Torre de los Picos, Torre de la Cautiva y Torre de las Infantas. Abandoné la Alhambra por la cuesta del Rey Chico que desemboca en el río Darro y el Paseo de los Tristes. Fue todo en bajada. Tenía hambre así que entré en el Café Minotauro. Me senté en la barra y pedí una deliciosa porción de setas a la plancha (€ 3.90) y luego una gaseosa (€ 2.10) que me sirvieron con una tapa de sandwich de peceto. Fue mi única experiencia con tapas.

Mientras volvía por Albaicín al hotel pagué una entrada para un show de flamenco. ¡No podía irme de Granada sin ver nada de flamenco! Después de leer muchas críticas me decidí por la Casa del Arte Flamenco que además tenía función a las 19:30hs (€16/18).

El show me pareció muy bueno. Pedí que me anotaran los nombres de los artistas. El “cantaor” se llama Antonio Campos (ya tiene dos discos), el guitarrista Manuel Fernández y la bailaora Saray Fernández.

IMG_8560

DATOS:

  • El pasaje de colectivo sale €1.20  y uno puede usarlo para transbordar gratuitamente durante 60 minutos.
  • En la Alhambra, El Generalife, La Alcazaba, El Partal y los Palacios Nazaríes  sólo se pueden visitar una vez con la entrada.
  • Si compran por internet la entrada para La Alhambra, tienen que retirar el ticket en Granada. Pueden hacerlo en la Tienda de la Alhambra con la tarjeta de crédito que usaron para la compra.
  • Otros sitios donde comer barato que no alcancé a conocer: Bar Los Diamantes, Arrayanes, La estrella de Elvira, El Deseo, Padthaiwok, Taverna del Druida. Para comer tapas recomiendan La Tana, , Los Martinetes, Taberna Tofe, El Cambalache, Los Diamantes II, El Rincón del Cofadre, Borsalino …. De todos los sitios que había buscado en internet antes de viajar, al final sólo fui a uno.
  • Si van a Europa a fines de enero y principios de febrero lleven la valija vacía porque van a encontrarse con rebajas en las principales casas.
  • Hay recorridos guiados por la ciudad. Follow me realiza un tour gratuito todos los días a las 10hs desde Plaza Isabel la Católica. Dura tres horas y sólo se paga una propina (paraguas blanco). Yo compré en su oficina la entrada para el show flamenco.
  • Walk in Granada también realiza tours gratuitos (paraguas rojo) que salen de la fuente de Plaza Nueva. El tour histórico sale todos los días a las 11hs y el tour de Sacromonte sale lunes, miércoles, sábados y domingos a las 16hs.
  • El bus/tren turístico tiene una ruta diurna y una nocturna. Granada City Tour. El pase para dos días cuesta €12 y el de un día €8. Yo preferí hacerlo caminando por mi cuenta.

Patio de los Leones, La Alhambra

Anuncios