Etiquetas

, ,

Salí de las islas Galápagos por la mañana y como tenía una escala de varias horas en Guayaquil decidí aprovechar para conocer la ciudad y no quedarme en el aeropuerto. La valija estaba despachada, pero aún tenía la mochila con muchas cosas. Pasé lo que no iba a usar a un bolso plegable (que llevé para alguna contingencia) y por US$7 lo dejé en el guarda-equipaje. Así no fui con tanto peso ni con elementos valiosos (Guayaquil es, según dicen, bastante más inseguro que Galápagos). Enfrente del aeropuerto y cruzando un puente, hay una estación de Metrovía (un híbrido entre subte y colectivo). Ahí compré en una máquina una tarjeta para el bus y la cargué con lo básico para ir y volver. Un taxi tampoco es muy caro.

IMG_7580.JPG

No entendí muy bien cómo hacer para llegar adonde yo quería desde la estación AEROPUERTO. La cosa es que subí en dirección Terminal 25 de Julio y me bajé en PLAZA del CENTENARIO como me indicó una señora. En conjunto no fue una mala solución porque vi una iguana en la plaza y caminé por una linda avenida hasta el malecón. Pero no hubiera sido necesario caminar esas diez cuadras con ese calor si hubiera hecho combinación.

Si quieren ir directamente del aeropuerto al malecón deben viajar en dirección contraria, tienen que llegar a TERMINAL RÍO DAULE, bajar allí y combinar a la línea 1. Pueden luego bajar en CORREOS o JARDINES del MALECÓN.

Sigamos con el relato. Me bajé en Plaza del Centenario y enfrente, en un negocio pequeño llamado El Frutal, pedí un jugo de frutas. ¿Dije que hacía mucho calor? Empecé a caminar por la avenida 9 de Octubre rumbo al malecón. En el camino entré a un supermercado donde me compré unos zoquetes y una botellita de agua fría. Luego pedí un combo en Wendy’s para almorzar. Todo sea para aprovechar el aire acondicionado.

IMG_7613.JPG

Finalmente llegue al malecón, al cartel de la ciudad y al monumento que recuerda el encuentro entre San Martín y Bolívar. Estaba lleno de gente. Empecé entonces a caminar por la costanera del río Guayas. Pensé en tomar un recorrido en lancha por el río pero como había perdido tanto tiempo se me iba a hacer tarde. (Pueden ver una de las fotos que saqué desde la altura y donde se visualizan los dos cerros).

Lo que sí decidí fue subir a la rueda (o “vuelta al mundo”) de 57 mts: La Perla. La más alta de Sudamérica. ¡Siempre había querido subir a una! Sirve de mirador a la ciudad. Me salió US$5 pero -aunque breve- lo disfruté.
IMG_7668.JPG

Luego fui hasta el Cerro Santa Ana. Y despacio, muy despacio, empecé a subir los 444 escalones hasta el faro. Aproveché para comprar recuerdos y un vestido veraniego. Llegué finalmente al faro y subí para disfrutar de la vista general.

Hermoso.

Empezaron a encenderse las luces. Anochecía. Yo emprendí el regreso. Esta vez sí subí al colectivo en la estación correcta. Bajé del cerro y crucé a LAS PEÑAS. Fui en dirección RÍO DAULE donde combiné con la línea 2 al aeropuerto. No fue tan fácil encontrar en la terminal dónde salían los micros de la línea 2. No está bien indicado. Fui y volví hasta encontrarla.

Pero llegué bien al aeropuerto y con tiempo suficiente. Recogí mi bolso. Guardé las cosas en mi mochila y emprendí el regreso a casa.

DATOS:

0017b5f868e107b79e5b0d36f570cfac

Anuncios