Etiquetas

,

Fue una locura viajar a Inglaterra en las vacaciones de invierno viviendo en un país como Argentina que ahora parece al borde del abismo. Pero bueno, adiviné (no hace falta magia) que la moneda nacional se iba a devaluar después de las elecciones y traté de pagar antes todo lo más posible. Y como dice el dicho, ¿quién me quita lo bailado?

Si bien el tema del Brexit ha hundido al Reino Unido en una crisis que ha llevado a la devaluación de la libra esterlina -al punto que llegó a equipararse al euro- eso no significa que haya dejado de ser caro. No voy a mentirles. Inglaterra es cara. Más que España, más que Grecia (los otros dos países europeos que conozco). Sus hoteles son caros, los colectivos, el subte, las entradas a sitios históricos…Y no caro para un argentino, sino caro para otro europeo. Entonces: ¿cómo hacer? ¿Es posible ahorrar? La respuesta es sí, pero aceptando que igual seguirá siendo costoso. Mi consejo: no traduzcan todo a su moneda local o no van a poder disfrutar nada. Los mejor es ponerse límites diarios a gastar y no volver a pensar en el tema. ¿Cuántas libras puedo gastar en comida por día? ¿Cuántas en paseos y sourvenirs?

Acá les paso algunos tips:

  • Hospedaje. Especialmente en Londres van a encontrar que la hotelería es más cara cuanto más cerca del centro se encuentre. Sin embargo, no conviene alejarse mucho porque a más distancia también se incrementa el transporte. Lo mejor es instalarse entre las zonas 1 y 2. Si no les importa compartir baño, hay muy buenos hostels y Airbnb en ubicaciones geniales. Busquen en las áreas de Battersea, Bethnal Green, Camden, Covent Garden, Fulham, Hammersmith, Kensington, Islington, The City, Marylebone, Notting Hill, Shoreditch, Soho, South Hackney, Westminster.
  • Transporte. La comunicación entre distintos puntos de la ciudad de Londres es excelente. Además del subte o metro que posee precios diferenciales según la zona y el horario, tienen varios trenes de media distancia, colectivos y hasta ¡colectivos fluviales! Todo se maneja con la Oyster Card, que es similar pero no igual a nuestra Sube. La pueden comprar y cargar en el aeropuerto y al devolverla se les reintegra el saldo y el precio de la tarjeta. Se puede cargar en efectivo o con tarjeta de crédito. Pagando los pasajes con la Oyster Card logran ahorrar bastante. Pueden investigar más en estas páginas: Tarjeta Oyster, Trucos Oyster, Guía tarjeta electrónica.
  • Respecto al transporte fuera de Londres, lo ideal es comprar de manera anticipada los pasajes ya que aumentan a medida que se acerca la fecha del viaje. Yo conseguí viajes baratísimos en tren. Si van a ir y volver, también les conviene comprar un “round trip” ya que van a tener un descuento. La empresa de colectivos que yo usé es National Express. Tienen que registrarse para comprar el pasaje y se lo mandan por email. Sólo tienen que imprimirlo. La página para reservar por tren es National Rail, que luego los deriva a las distintas compañías férreas. Revisen bien los horarios porque a veces el precio cambia drásticamente por media hora. Ahí les van a mandar por email un número de reserva. Luego, con ese número y la misma tarjeta de crédito con la que pagaron el boleto, lo imprimen en alguna de las máquinas de la estación.
  • Comida. Obviamente, comer en un restaurante no es la mejor opción en un país donde el menú más económico ronda las £ 15. Lo más barato son los “meal deal” que ofrecen todos los supermercados. Se trata de sandwiches, ensaladas o platos no abundantes a menos de 3 libras. Si se hospedan en algún lugar con microondas, hay muy buenas comidas para calentar a menos de 5 libras. También pueden visitar los Food Trucks que abundan en Londres, comprar empanadas o “pastries” en panaderías, pedir comida para llevar en algún local asiático (el sushi es económico en comparación con Argentina) o terminar en algún sitio de comidas rápidas.
  • Paseos. Acá es donde el presupuesto se desata. Lo mejor es equilibrar. Si bien hay entradas realmente costosas, también es cierto que los museos son gratuitos. No hace falta pagar para entrar a la Abadía de Westminster, por ejemplo, ya que si van al Evensong entran de manera gratuita (aunque no pueden sacar fotos). Lo mismo pasa con todas las iglesias anglicanas. ¿Realmente necesito entrar al Palacio de Buckingham? Dividan sus intereses en tres: aquellos sitios que tengo que visitar salga lo que salga la entrada, aquellos sitios que me gustaría conocer pero no estoy segura y aquellos a los que iría sólo porque todo el mundo va. Tachen de su lista los últimos. Siempre pueden sacar fotos del exterior. Y piensen bien cada caso de la segunda categoría. Yo les voy a pasar mis opciones en próximas entradas (y mis opiniones).
  • Descuentos en entradas. Muchos me recomendaron el London Pass que incluye un montón de atracciones. El London Pass es como un restaurante buffet: a no todos les conviene. Se paga por día y sólo sirve si cubrís un montón de sitios durante ese día. El tema es que hice cálculos de lo que realmente te lleva visitar cada sitio y no te dan los tiempos. Si van a comprar el pase, elijan uno que abarque varios días porque atracciones como la Torre de Londres te van a llevar unas cuatro horas. Otra opción es el London Explorer Pass que no te pone límite de tiempo pero tiene una selección más restringida. Tenés pases para 3, 5 o 7 atracciones. Únicamente te sirve si los sitios que aparecen en la página son los que querés visitar. No fue mi caso. La última es entrar en alguna página de descuentos. Yo terminé usando Discount London y quedé muy satisfecha con mi decisión.